Policía ucraniana desaloja a manifestantes; gobierno acepta dialogar

La policía expulsa a los opositores que bloqueaban el acceso a los edificios gubernamentales en Kiev; el presidente Victor Yanukovich decide sentarse a negociar

COMPARTIR 
10/12/2013 04:19 AFP, EFE, DPA y Reuters / Fotos: AP, Reuters y EFE

KIEV, 10 de diciembre.– Las fuerzas de seguridad ucranianas desalojaron ayer a los manifestantes que bloqueaban la sede del gobierno y que ya habían tirado la estauta de Lenin, provocando una escalada de la tensión entre el poder y la oposición.

Los manifestantes ucranianos exige la renuncia del presidente Viktor Yanukovich por decidir, de última hora, no firmar el acuerdo de integración a la Unión Europea supuestamente por presiones ejercidas desde Rusia.

El domingo se reforzaron las protestas por la violencia de las fuerzas antidisturbios contra jóvenes manifestantes, y por una reunión del mandatario ucraniano con su homólogo ruso, Vladimir Putin, el viernes en Rusia.

Esta movilización comenzó el domingo con la llegada de entre 250 mil y 300 mil personas a la Plaza de la Independencia, y durante el plantón fue derribada una estatua de Lenin, a la que consideraban una muestra de la dominación de Moscú sobre Ucrania durante la época soviética.

Fragmentos de la estatua fueron puestos a la venta desde ayer en varias páginas web ucranianas.

“Vendemos un fragmento del último Lenin de Kiev. El precio de los fragmentos de Lenin dependen del peso y de la parte del cuerpo de la que se trate. La mano cuesta 1,000 grivnas (120 dólares), un trozo del brazo (90 dólares)”, reza uno de los anuncios.

En cuanto a la cabeza del fundador del Estado soviético, “no tiene precio, póngale precio”, apunta el anuncio, que ofrece a 50 grivnas el kilogramo (6.25 dólares) el resto de los fragmentos del monumento hecho de cuarcita roja, la misma roca utilizada para el Mausoleo de Lenin de Moscú, donde yace la momia del mandatario comunista.

El anuncio señala: “Usted tiene la oportunidad única de adquirir un trozo de historia, un trozo del Lenin derribado el 8 del 12 de 2013”.

La estatua fue obra del escultor Serguei Merkurov y se encontraba en la plaza desde diciembre de 1946.

El gobierno respondió al que llamó “un acto vandálico” desalojando a los manifestantes, eclipsando una aparente muestra de apertura y apoyo al diálogo que el gobierno había sugerido al principio de la jornada.

El presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, aceptó al final de la mañana de ayer iniciar negociaciones con la oposición.

El mandatario parecía haber escuchado los llamados a la calma de los países occidentales al anunciar, previamente, que hoy se reuniría con los tres ex mandatarios del país –Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Viktor Yushenko–, para tratar la situación.

Pero al final de la tarde, las fuerzas de seguridad pasaron a la acción.

Decenas de manifestantes fueron obligados a retroceder por los efectivos antidisturbios en una operación que se desarrolló sin enfrentamientos.

El desalojo de la sede del gobierno provocó la cólera de la oposición.

“Nos manifestamos pacíficamente”, reaccionó el
diputado de la oposición Igor Shvaika, del partido ultranacionalista Svoboda. “Pero si el Presidente y la policía traspasan los límites, responderemos en consecuencia”, advirtió.

Por otra parte, el partido Batkivshchina, de la encarcelada opositora y ex primera ministra Yulia Timoshenko, aseguró que las fuerzas de seguridad entraron en su sede en Kiev.

La policía local aseguró no haber llevado a cabo “ninguna operación” en estos locales.

“Todos nuestros servidores informáticos fueron robados”, denunció el líder del partido, Arseni Yatseniuk. Ayer por la tarde no se podía acceder a la página web de la formación.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios