Santaclós se deja ver

En una reveladora plática en su casa, el simpático personaje habla de su esperada visita hoy en la noche

COMPARTIR 
24/12/2013 02:12 Eva Díaz Moreno
Para Santaclós, los mejores regalos “hay que buscarlos detrás del corazón”. Foto: Juan Carlos Cuellar
Para Santaclós, los mejores regalos “hay que buscarlos detrás del corazón”. Foto: Juan Carlos Cuellar

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de diciembre.- Conocer a Santaclós y entrar a su casa es un privilegio que pocos tienen, no se diga sostener una plática donde nos despeja muchas dudas tan sólo a unas horas de entregar los regalos a los niños del mundo, sin embargo, Excélsior lo logró y este simpático personaje de traje rojo y largas barbas blancas, nos cuenta aspectos importantes de su trabajo.

Así, en una sala donde abundan imágenes de Santaclós de todos los materiales imaginables, luces de colores y un ambiente por demás navideño, Santa nos cuenta cómo le hace para entrar en las casas que no  tienen chimenea, cómo llega tan rápido a todos los hogares, por qué en su costal caben tantos regalos  y descubre qué tal nos portamos o si todos los Santaclós que vemos en la calle son ‘piratas’ o no.

Santa asegura que la mañana del 24 de diciembre está tranquilo en su casa, porque tuvo un año para preparar este viaje fantástico por todo el mundo, recorrido que hace en unos cuantos minutos. “Han de saber que la temporalidad de Santa no es la misma que la de ustedes. Pongamos un ejemplo muy sencillo: ¿por qué cuando vemos una mosca y tratamos de matarla de repente vuela y no podemos hacerlo? ¡Nos gana! Ellas viven mucho más rápido que nosotros, para ellas es algo así como ‘T-e- v-o -y a-aplas...tar’, es decir, muy lento y eso les da tiempo para volar, bueno, pues en la noche de hoy sucede algo parecido. Viviré muy rápido y paso a una casa, a otra y a otra rapidísimo, por eso me da tiempo de ir a todo el mundo, ustedes no se dan cuenta”, explicó.

Es un hecho que una de las mayores preocupaciones de los pequeños es no estar en casa cuando llegue Santa y por eso no quieren acompañar a sus papás a otro lado, pero hay buenas noticias porque su regalo siempre llegará, él nos dice cómo le hace para localizarlos.

 Tengo un amiguito maravilloso que se llama Rodolfo (es un simpático reno), él tiene una naricita roja que tiene una gran particularidad, porque olfatea los sueños y las ilusiones de los pequeñitos, por eso cuando los niños se duermen entro a través de los sueños, razón por la cual no importa que te encuentres en la casa de algún familiar o en otra ciudad o país, siempre voy a llegar a donde estén los chiquitines”, dijo.

Si no hay chimenea no importa, a través de los sueños entro, por eso es tan importante cuando papá y mamá les dicen: ‘ya vete a dormir para que venga Santaclós’. De esta forma Rodolfo olfatea y llegamos hasta ahí”, ahondó.

¿Creer o no creer? Los niños están al tanto de las nuevas tecnologías y a veces eso les hace pensar que Santaclós no existe, sin embargo, el barbudo, entre su clásico ¡Jo jo jo!, argumenta que él siempre vivirá y estará presente con los pequeños. “La creencia depende de la fe de cada quien. Hay muchos niños que ya no creen en Santaclós y entonces sus papás les llevan sus regalos. Creer en él es una situación de  ilusión y de fe, yo soy solamente un espíritu que invade los corazones de cada ser humano.”

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios