Le dan a la crónica gran valor literario

La editorial Almadía arrancará con títulos de Guillermo Sheridan y J. M. Servín una nueva colección dedicada a este género que lanzará en breve

COMPARTIR 
21/08/2014 02:26 Virginia Bautista
Portadas de Toda una vida estaría conmigo  y D. F. Confidencial. Fotos: Cortesía  Almadía
Portadas de Toda una vida estaría conmigo y D. F. Confidencial. Fotos: Cortesía Almadía

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de agosto.- “En la crónica contemporánea hay muchas voces, estilos y propuestas”, afirma el narrador J.M. Servín (1962). “Se trata de un género muy importante y con una larga tradición en México que ha tomado nuevos bríos en los últimos años.

“Lo que llama la atención es que la crónica se ha trasladado a los libros, cuando su origen fueron los diarios y las publicaciones semanales. El libro se ha convertido en el espacio ideal para el trabajo periodístico donde hay decantación del lenguaje, una apuesta estilística y una multiplicidad de estilos y obsesiones”, agrega.

Por esta razón, al periodista y editor autodidacta le da gusto que la editorial Almadía inicie con un libro suyo, D.F. Confidencial, la nueva colección dedicada a este género literario que lanzará en breve.

“Es un halago. No sólo porque es uno de los libros que Almadía ha reeditado más, sino porque inicia la nueva serie. Además, el volumen tiene crónicas nuevas. La iniciativa es un acierto, porque corrobora que la crónica de calidad y el buen reportaje son géneros sólidos”, añade.

D.F. Confidencial reúne crónicas acerca de historias de crímenes, vagancia y desenfreno en borracheras, “un periodismo de gran valor literario que rebase lo anecdótico” y que explora el azar que da forma a la cotidianidad mexicana y también a sus increíbles protagonistas.

“Es un libro fascinante por su incorrección política, por su aroma a sangre y, sobre todo, por su destreza para hacernos recordar que la imagen siniestra no es lo importante, sino entender lo que sucedió en la escena del crimen”, indica el narrador.

Otro de los libros que incluirá la colección es Toda una vida estaría conmigo, del investigador y novelista Guillermo Sheridan (1950). “Un autorretrato que se teje casualmente con los materiales de la infancia, el árbol genealógico, las sosegadas aventuras de la edad adulta y todas esas experiencias que se asientan en el cuerpo y el espíritu, destanteando al individuo.

“Es un recorrido por la azarosa, entrañable galería de la memoria que vuelve y da sentido y orden al caos del presente. Un libro donde cada recuerdo es la cifra de un mapa hospitalario que invita a recorrerlo”, se apunta en la solapa del volumen.

Además de estos títulos, detalla Guillermo Quijas, director general de Almadía, la nueva colección publicará este año uno más, de la escritora colombiana Emma Reyes.

Personalidad propia

Sobre por qué apostar por la crónica, el editor argumenta: “Hemos publicado ya varios libros de periodismo (Mejía Madrid, Servín, Sheridan…), y nos dimos cuenta de que han funcionado muy bien. Por otro lado, con el paso del tiempo, hemos tratado de darle su propia personalidad a cada colección, tanto en el tipo de libros que se publica como en el diseño.

“Los temas son muy amplios. Van desde tópicos urbanos, autobiográficos, de viaje, etcétera, pero siempre con un matiz literario importante. Nos interesa que una historia sea bien contada, básicamente”, señala vía correo electrónico desde Oaxaca, donde nació este sello y se ubica su sede.

Quijas comenta que se está hablando mucho sobre el periodismo narrativo en México y en toda América Latina. “En ambos lugares me parece más potente, más propositiva, con mayor calidad. Los temas son muy similares, en general: la descomposición social, la violencia, el tercer mundo.

“En México, los cronistas más reconocidos y arriesgados están enfocados al tema del narco y sus derivados, el crimen, las víctimas, las luchas entre cárteles, las protestas ciudadanas; o sea, se toma la crónica como un texto de denuncia y conciencia social. Lo cual es también muy importante en nuestra colección”, destaca.

Dice que con estos autores cierra este año la colección de crónica. “Para el 2015 publicaremos un libro de Alma Guillermoprieto y estamos trabajando en una antología de crónicas sobre Oaxaca, en donde participarán autores nacionales e internacionales”, adelanta.

Para Servín, lo que propone Almadía en este nuevo acervo es un perfil de libros muy heterodoxo. “No creo que sea estricto. Se trata de una apuesta formal, estilística y de recuperar lo mejor de la crónica que se está haciendo en México”.

En cuanto a su forma de trabajar este género narra que se tiene que ir a fuerzas al lugar de los hechos. “Quien no va está mintiendo, no es crónica, es un cuento. Para hacerla no tengo un método de trabajo específico. Yo salgo a la calle y veo qué hay y si algo me interesa, entonces investigo y realizo propuestas”.

Cada libro del acervo será diseñado, dependiendo de su contenido, por el artista gráfico Alejandro Magallanes.

Comentarios

Lo que pasa en la red