Colección Lartilleux; noticias de Francia

La más completa colección de los periódicos que contenían las noticias que durante la segunda mitad del siglo XIX y de todo el XX interesaron a los franceses asentados en México está en proceso de digitalización para preservarla de mejor manera

COMPARTIR 
05/07/2014 05:54 Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de julio.- El jueves 25 de mayo de 1911 los franceses que vivían en México supieron que la salida de Porfirio Díaz del país era inminente. L’Écho français, un periódico que había nacido el 26 de enero de 1902, titulaba en latín una de sus principales noticias del día con el encabezado “Consummatum est!”. La noticia daba cuenta de cómo era cuestión de días, quizás de horas, para que el general mexicano que había permanecido tres décadas en el poder, se embarcara hacia el exilio.

La partida, registró la información, sería en un barco de guerra francés —el Ipiranga— que fue puesto a disposición de Díaz por el señor Théophile Delcassé, ministro de la Marina francesa.

Pocos años después estallaría la Primera Guerra Mundial y la comunidad gala veía con desesperanza desde este lado del mundo las posibilidades de reconciliación: “La Paz no es posible”, titulaba el editorial de L’Écho français de Mexico. Las ilusiones de victoria, sin embargo, asomaban: “Continuaremos hasta que quebrantemos vuestra resistencia, porque hay en nosotros mismos algo que nos dice que al fin de cuentas seremos victoriosos”.

Al correr de la historia, las noticias que durante la segunda mitad del siglo XIX y de todo el XX interesaron a los galos asentados en México, quedaron registradas en una docena de publicaciones editadas en francés que se hicieron desde este país a partir de 1849.

El breve imperio de Maximiliano de Habsburgo, la llegada de Benito Juárez al poder, el ascenso de Porfirio Díaz y la Revolución, así como episodios de interés mundial como la Primera y la Segunda guerras mundiales y cada episodio que conmocionó al viejo mundo, fueron materia prima.

La más completa colección de aquellos periódicos, constituida con alrededor de 140 mil páginas, conforman la Colección Lartilleux, que resguarda el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA) desde 1988. En total, se trata de 356 volúmenes constituidos por 12 títulos diferentes, que van de 1849 a 1982 y que han comenzado a ser digitalizados por el organismo que forma parte de los Institutos Franceses en el Extranjero (IFRE).

Sofía Noyola, responsable del Centro de Documentación del CEMCA, explica que la iniciativa de conservación y digitalización de la Colección Lartilleux surgió de la directora Delphine Mercier. “La idea es conservar y preservar esta colección, que, a pesar de que la mayoría de las noticias eran sobre Francia y Europa, también abarca cuestiones sobre México; contiene publicidad mexicana sobre empresas que incluso todavía existen como El Palacio de Hierro y muchas noticias de México sobre política, económica, cultura, deportes, algo de literatura. Esa es la riqueza de esta colección”.

El acervo llegó al CEMCA tras un suceso trágico. Xavier Lartilleux había reunido durante toda su vida las diferentes publicaciones francesas que se hicieron desde México y fungía como presidente de la Unión de Franceses en el Extranjero.

En 1986, él y su esposa Elisabeth, así como la mayor parte de sus hijos murieron trágicamente en un accidente aéreo. Sólo sobrevivieron dos hijas que por esos años estudiaban en Estados Unidos.

Ellas formalizaron la donación a la embajada de Francia y la sede diplomática dejó en resguardo la colección al CEMCA. Por años, el acervo ha permanecido en el edificio que ocupa el organismo en Lomas de Chapultepec, manteniéndose en buen estado, pero sufriendo los estragos naturales que provocan los años. “En general está bien conservada, tiene una luz que no es directa y que permite que el papel se mantenga en buen estado, pero dentro de este proyecto pensamos cambiar el mobiliario, colocar los volúmenes de manera horizontal como es la forma más adecuada y ponerlos en cajas de cartón o de polipropileno que sean libres de ácido para que no entre el polvo y no sean atacados por animales u hongos”, dice Noyola.

Las primeras pruebas para digitalizar los documentos fueron realizadas por Noyola y Didier Núñez, el encargado del departamento de informática; sin embargo, el volumen del acervo ha obligado a pensar en una empresa especializada para llevar a cabo el trabajo. “Nosotros empezamos con las tomas, pero hemos visto algunas propuestas de empresas que se dedican a la digitalización. Una vez que se apruebe la empresa, pensamos que puede ser rápido; si lo hacemos nosotros pensamos que estará listo antes del 2018, pero con una empresa esperamos tenerlo en este año, en menos de seis meses”, agrega.

Una vez digitalizada la colección se pondrá al servicio del público a través de internet y se sistematizará el contenido a través de un motor de búsqueda que permita identificar la información a través de palabras clave. Los periódicos, señala Noyola, “se hacían aquí en México, el director de la publicación cambió en varios momentos, eran franceses, y no hay sólo noticias también había cuestiones sobre México como publicidad de algunas empresas que aún existen como El Palacio de Hierro”.

Empezando el siglo XX, “está todo el periodo de la Primera Guerra Mundial, todas las noticias que venían de Europa sobre la guerra están aquí, la mayoría está escrito en francés, pero durante el periodo de la guerra se incluyó una hoja que se hacía en castellano. Todos son de periodicidad variable, a veces salían los sábados, otro los miércoles y los viernes, era muy cambiante y también cambiaron los formatos y el número de páginas”, explica.

Comentarios

Lo que pasa en la red