Javier Camarena: ópera, hecha para perdurar

El tenor mexicano celebra sus primeros diez años como cantante con una gira que inicia hoy con la Sinfónica de Xalapa y continuará en la Sala Nezahualcóyotl y el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, además de que prepara su debut en España

COMPARTIR 
04/07/2014 04:54 Juan Carlos Talavera
El tenor mexicano detalla el programa de festejos por sus primeros diez años de carrera

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de julio.- “La ópera sigue siendo un arte que me conmueve, me emociona y no deja de sorprenderme”, asegura el tenor mexicano Javier Camarena, quien cumple diez años de trayectoria artística y los celebrará con una serie de conciertos en Xalapa y la Ciudad de México.

El primero se realizará hoy en la sala de conciertos Tlaqná con la Orquesta Sinfónica de Xalapa y el Coro de la Universidad Veracruzana, bajo la dirección de Lanfranco Marcelleti; le seguirá el próximo 26 y 27 de julio con la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM), en la Sala Nezahualcóyotl, y cerrará con una gala única en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes el 7 de septiembre, acompañado de la soprano Rebeca Olvera.

¿Qué reflexión haría al pensar en estos diez años de trabajo?

Es una celebración bastante significativa que me hace rememorar mi debut en el Palacio de Bellas Artes, con la ópera La hija del regimiento, en 2004, y todo lo que ha pasado después de eso. Si Dios quiere éstos serán mis primeros diez años de trayectoria.

¿Cuál fue el mayor acierto?

Haber tomado la decisión de ir al Estudio de la Ópera de Zurich, el cual me dio la oportunidad de hacer una carrera internacional. Pero también hay una parte difícil para mí en este desarrollo de mi carrera: el tiempo que no le he dedicado a mi familia, y aunque vivimos juntos en Zurich, no siempre tenemos la oportunidad de que me acompañen a todos lados y tengo que estar lejos de mi esposa y de mis hijos. Ésa ha sido la parte difícil.

¿Cuáles serán los siguientes pasos?

Tengo una temporada súper intensa. Mañana (hoy) estaré con la Sinfónica de Xalapa interpretando piezas como: la Obertura Così fan tutte de Wolfgang A. Mozart; la Obertura Don Pasquale de Gaetano Donizetti y la Obertura La Cenicienta de Gioacchino Rossini.

Después tendré dos conciertos en la Sala Nezahualcóyotl con la Orquesta Sinfónica de Minería, con un programa apoyado en la figura de William Shakespeare, con obras como: el aria de Romeo y Julieta de Charles Gounod y el aria de Capuletos y Montescos de Vincenzo Bellini.

¿Después vendrá Bellas Artes?

Será la gala Celebrando 10 años de carrera que, junto con Rebeca Olvera, ofreceré en la Sala Principal de Bellas Artes, recordando mi debut con La hija del regimiento, de Donizetti, en un montaje realizado por los ganadores del Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli. Y después, el 11 de septiembre estaré en Culiacán haciendo otra gala. Luego regresaré a Salzburgo para retomar las funciones de La Cenicienta con Cecilia Bartoli y estaré en Munich haciendo El rapto en el serrallo, de Mozart.

El programa será dirigido por Enrique Patrón de Rueda, quien fue prácticamente nuestro padrino y cantaremos un programa con una selección de arias del periodo belcantista y una segunda parte con zarzuelas y canciones mexicanas.

¿Este año también debutará en España?

Debutaré en Madrid con La hija del regimiento, pieza que no he cantado desde entonces; y le seguirá Barcelona con María Estuarda, Pescadores de Perlas en La Coruña y La Cenicienta en Múnich.

¿Qué anécdota recordaría a diez años de su debut?

Quizá que mi descubrimiento por la ópera sucedió bastante tarde. Fue en la carrera de canto y entonces aún no tenía idea de la ópera, pero cuando la descubrí fue toda una sorpresa: me conmovió y me impactó de tal manera que para entonces quise hacer de este arte mi vida.

Y como anécdota puedo decirte que siempre fui bastante rebeldón y estudiando la carrera reprobé las materias de Canto y de Taller de Ópera, porque no me gustaba cómo enseñaban los maestros, pues también era muy exigente con las cosas que quería que los maestros me enseñaran. Así que me saltaba la clase y aprovechaba esos momentos para practicar yo solo.

¿Cómo mantiene la cercanía con su público pese a la fama?

Facebook ha sido una herramienta importante para lograr esto, me ha dado esa cercanía con el público y el contacto directo con las personas que me admiran. En principio la cuenta servía para estar en contacto con familia y amigos, pero poco a poco el público ha utilizado ese espacio para estar en contacto conmigo.

Además, uno no puede ni debe desligarse de esta parte, no puedes ponerte en otro plano porque a final de cuentas dependes del gusto de la gente, de su favor y de su agrado. Entonces, yo creo que ver al público por encima del hombro, se me hace una actitud totalmente desagradecida. Eso es algo que jamás podría hacer.

¿Por qué la ópera debería ser un arte masivo?

Porque a diferencia de la música comercial y de lo que escuchamos todos los días, la ópera fue hecha para perdurar. Pensemos en que todos los días somos bombardeados por música efímera, materiales que sirven para apantallar cinco minutos y después se quedan en el olvido.

La ópera, a diferencia de otra música es algo que se concibió para perdurar y tan es así que hoy tenemos óperas que ya han cumplido más de cien años, son piezas que tienen una gran profundidad, que pueden divertirte y hacerte pasar un rato muy agradable, como invitarte a la reflexión, a enfrentarte contigo mismo y a ver tu realidad de una manera diferente.

¿La ópera es una forma de educación?

Desde luego, la ópera también sirve para educarnos, es un arte y una expresión que sensibiliza y alimenta tanto al corazón como al alma. Y si este arte debiera ser masivo, que no lo sé, sí creo que debe seguirse montando bajo el concepto tradicional de presentarse en un teatro. Eso es lo mejor, sin dejar de pensar en la idea de abarcar a un mayor auditorio posible.

Javier Camarena es un tenor originario de Xalapa, Veracruz. Inició sus estudios vocales en la Facultad de Música de la Universidad Veracruzana, con Cecilia Perfecto. En 2004 fue ganador del Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli en Bellas Artes y en 2005 recibió el premio Juan Oncinas en el Concurso Internacional de Canto Francisco Viñas en Barcelona, España.

Desde abril de 2007, fue contratado como solista del Opernhaus de Zurich (Suiza) donde debutó cantando a  Lindoro en la nueva producción de La italiana en Argelia de Rossini. Y después de un exitoso debut en Zürich, su carrera por Europa se consolidó recibiendo invitaciones de distintos escenarios. Recientemente se convirtió en el tercer cantante en los últimos 70 años en ofrecer un bis en el Metropolitan Opera House.

Comentarios

Lo que pasa en la red