Recrean el primer mapa novohispano en la galería kurimanzutto

La artista Mariana Castillo Deball reproduce en gran formato el plano que representó por primera vez a la Ciudad de México en el año de 1550

COMPARTIR 
30/06/2014 05:09 Sonia Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de junio.- La primera vez que se representó a la Ciudad de México como una capital novohispana fue en 1550 con el trazo de un mapa en el que confluyen zonas como Chapultepec, Tacubaya, Tlatelolco y Xochimilco; junto a edificios de la corona española, y lo mismo referentes a oficios como la pesca y la captura de aves.

El plano, que se adjudicó por mucho tiempo al español Alfonso de Santa, pero en realidad hizo un indígena anónimo, sirve hoy de plataforma para reflexionar sobre el presente caótico de la ciudad a partir de la interpretación que hizo la artista Mariana Castillo Deball (Cd. de México, 1975) en la instalación Vista de ojos.

La pieza, que se presenta en la galería kurimanzutto, es la reproducción fidedigna del mapa a escala mayor e impreso en negro sobre madera con el que la artista cubre todo el piso de la sala de exhibición a manera de tapete, y así hace evidente la transformación de la ciudad durante más de 500 años.

Además de ser el segundo plano de la urbe, este dibujo destaca por ser el más antiguo; se hizo tan sólo 30 años después de la Conquista, donde ya se concibe el centro de la gran Tenochtitlán con calles rectas, colonias definidas y edificios al estilo europeo; mientras que en la periferia por primera vez figuraron zonas como Xochimilco.

“Es un mapa híbrido que combina elementos prehispánicos de la vida cotidiana con la formación de la ciudad, las calles, la catedral y zonas aún indígenas. Es importante porque fue originalmente dibujado por un tlacuilo, un dibujante indígena, y me parece un documento importante porque registra el momento en que se borra el límite entre las dos culturas, antes de que se empezara a formar una identidad poscolonial y mexicana”, explica de la pieza que se encuentra en la Universidad de Upssala, en Suecia.

El trazo original fue a color –verde, azul y gris– en hojas de pergamino, y se utilizaron objetos cotidianos como animales, joyas o cabezas o estrellas para señalar la ubicación de los lugares y las actividades de cada zona; por lo que resulta en una descripción histórica de la vida social y laboral, y la flora y fauna de la época.

Quien participó en la Bienal de Berlín 2014 detalla que su lectura no se limita a la historia del documento, sino a un análisis sobre la condición actual de la ciudad; desde el simple diseño urbano y crecimiento de la población hasta la pérdida de recursos naturales y oficios antiguos.

En ese sentido la cartografía de Castillo Deball cumple su función de origen: “El mapa es una convención social para tratar de ubicarnos en el espacio-tiempo, éste nos sitúa en el presente y vemos por ejemplo que la ciudad estaba llena de agua por el Lago de Texcoco y ahora tenemos tantos problemas por falta de agua”.

A partir de una copia del cuasi códice, la artista replicó el trazó con la técnica de grabado sobre madera dividido por paneles de poco más de un metro cuadrado. Las mismas placas sirvieron para hacer una impresión sobre papel y compilar en una edición a manera de atlas, también en exhibición.

Para quien ha expuesto en la Tate Modern y el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona los documentos antiguos vistos a través del arte se convierten en un instrumento de reflexión, a ello responde que su trabajo se vincule con la antropología y la historia. En 2013, replicó el Mapa Núremberg de Tenochtitlán, el primero que envía Hernán Cortés a los reyes de España en una Carta de Relación.

“El arte es un vehículo que permite hablar de este tipo de sucesos históricos a una audiencia más amplia, no un público académico sino de diversos intereses. A mí me interesa no tanto la identidad de un documento sino cómo éste hace que muchas voces confluyan para entender el entorno”.

¿Dónde y Cuándo?

Vista de ojos se presenta hasta el 6 de septiembre en la galería kurimanzutto. Gobernador Rafael Rebollar 94, colonia San Miguel Chapultepec.

Comentarios

Lo que pasa en la red