Celebra Tovar y de Teresa obra poética de Efraín Huerta

En el centenario de su nacimiento, se recordó en el Palacio de Bellas Artes la obra de "El Gran Cocodrilo"

COMPARTIR 
19/06/2014 13:51 Notimex / Foto: @bellasartesinba
Una efigie de Efraín Huerta con cuerpo de cocodrilo adorno el espacio donde fue recordado el poeta mexicano.
Una efigie de Efraín Huerta con cuerpo de cocodrilo adorno el espacio donde fue recordado el poeta mexicano.

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de junio.- Al dar la bienvenida a Eugenia, Raquel y David Huerta “a la mesa donde se compartió la maravillosa palabra que dejó Efraín Huerta, llena de originalidad, humor, amor y pasión por la Ciudad de México”, Rafael Tovar y de Teresa se congratuló por festejar el centenario del nacimiento de ese poeta.

Recordó que Efraín Huerta (1914-1982) dejó en obra poética, también, su punto de vista sobre todas las “injusticias que se desarrollan en ella”, por eso, el homenaje se preparó a lo largo de todo el año junto con el gobierno capitalino y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Hemos sumado esfuerzos para no dividir y fragmentar un esfuerzo que debe ser totalmente unitario en la celebración de una figura como Efraín Huerta”, dijo el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) anoche, en el Palacio de Bellas Artes, a lectores, amigos y familiares del vate.

Al mencionar lo anterior, Rafael Tovar y de Teresa se dijo ansioso por escuchar la lectura en voz alta, dramatizada, de fragmentos de poemas cortos y largos de la autoría de ese escritor emblemático de la poética del México de la segunda mitad del Siglo XX, “que es lo que justifica la vida del gran Efraín Huerta”.

En el panel estuvieron los primeros actores Marta Verduzco y Carlos Bracho, así como Selma Beraud, una Becaria de Número de la Compañía Nacional de Teatro (CNT), y el ilustre poeta Hernán Bravo Varela, quien fue anunciado con evidente orgullo por haber sido entrañable amigo del festejado.

El primero en tomar la palabra, sin embargo, fue el escritor Benito Taibo, quien recordó que en el año 1970 estaba francamente sorprendido porque no entendía cómo su padre, el periodista Paco Ignacio Taibo I, podía ser amigo de un cocodrilo; ignoraba que a Huerta se le conocía como “El gran cocodrilo”.

Alucinaba con tantas menciones que se hacían de ‘El cocodrilo’ en mi casa, hasta que un día mi papá nos anunció que él vendría a comer con nosotros. No me quedaba muy claro que le podíamos dar de comer al cocodrilo, pero a mi mamá sí, así que preparó una fabada” que luego todos comieron gustosos.

Benito Taibo recordó que desde el primer instante que lo vio, se enamoró de él por muchísimos motivos. “Cuatro años después me regaló uno de sus libros, dedicado, aunque lo leí a partir de los 17 años, me rendí absolutamente a sus pies”, confesó ante la abarrotada Sala Manuel M. Ponce de Bellas Artes.

A partir de ese momento, el homenaje a Efraín Huerta se festejó entre música y lectura. Hubo lectura dramatizada que el público aplaudió a más no poder y el músico de hip hop Jerónimo Gorráez Belmar, acompañado de dos coristas con elegantes vestidos rojos, interpretó versos de Huerta musicalizados.

Jerónimo Gorráez Belmar, músico independiente, adaptó versos de Huerta al hip hop. “Presentaremos un poema que se le comisionó a Efraín Huerta en los años 50 para hacer un homenaje a la Ciudad de México. Yo retomé un extracto de éste y lo musicalizamos al estilo hip hop. Poesía llevada al hip hop o al rap”.

“Todo lo que le entra al oído de la gente es muy bueno porque la poesía está siempre unida a la voz”, señaló David Huerta acerca de este festejo en el que se escucharon poemas del guanajuatense en voz de músicos, actores y escritores, justo en el día del centenario de su nacimiento en el pintoresco Silao de 1914.

Para David Huerta este tipo de expresiones artísticas, que nacen a partir de la obra de su padre, resaltan la vigencia que tienen sus poemas, “es decir, si se prestan para una puesta de hip hop, pues entonces eso quiere decir que esos versos están vivos”, aseguró poco antes del homenaje al referirse a esta obra.

Efraín Huerta fue reconocido con las “Palmas Académicas” del gobierno de Francia en 1945, con el Premio “Xavier Villaurrutia” en 1975, con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1976, y con el Premio Nacional de Periodismo en 1978, entre otras cosas, por su obra poética que hoy parece actual y vigente.

Actividades del Gobiertno capitalino homenajeando a Efraín Huerta.

 

asj

Comentarios

Lo que pasa en la red