Herencia artesanal: nace centro mixteco en Oaxaca

La asociación Grabadores Mixtecos Unidos inaugura un centro cultural en Oaxaca con recursos del programa Pintando Pasos

COMPARTIR 
17/06/2014 05:58 Sonia Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de junio.- Con los recursos obtenidos de la venta de su arte-objeto, la asociación Grabadores Mixtecos Unidos invirtió cerca de un millón de pesos para la construcción del Centro Cultural Mixteco que abrirá en noviembre próximo en la comunidad de Pinotepa de Don Luis, Oaxaca, para ofrecer talleres y conferencias a la población local sobre las técnicas de grabado y pintura tradicional.

El espacio será la nueva sede de la docena de grabadores que integran la asociación, quienes además de programar exhibiciones y cursos, usarán el recinto como taller de producción de jícaras grabadas, textiles de algodón, aretes pintados, telares de cintura, arte en acuarela y tenis Converse que pintan a mano desde 2006 bajo el programa Pintando Pasos.

La inauguración del Centro Cultural, que fue construido por los mismos pobladores de Pinotepa, servirá también para celebrar una década de trabajo del grupo de grabadores, quienes si bien habían colaborado desde años antes, fue en 2004 cuando se formaron como una asociación civil, y dos años más tarde adquirieron el terreno para el nuevo espacio.

“Es un lugar que va a contar con una galería para exhibir nuestros productos y los de otros artistas, también tiene un espacio para dar pláticas, y otros espacios los vamos a usar como talleres, porque antes trabajamos en una casa, pero ahora tendremos un taller formal”, comentó Ildefonso López, representante de los artesanos.

El también grabador detalló en entrevista que el edificio fue construido con un porcentaje de la venta obtenida de los tenis intervenidos por ellos, sin ningún apoyo estatal o federal. Pues del cien por ciento de la venta de los zapatos, destinaron un promedio del 30 por ciento al proyecto, y el resto para la compra de materiales para sus productos y para la manutención de sus familias.

Con la apertura del Centro Cultural también se busca preservar la tradición del grabado y la pintura entre la población joven de la comunidad, y con ello mantener el legado de la cultura oaxaqueña, señaló López al precisar que también se impartirán talleres de danza y música regional.

“Lo que queremos es dignificar el trabajo que hacemos, que se valore y se pague un costo justo por cada producto artístico, porque antes teníamos intermediarios y acaparaban todo sin darnos algo por el trabajo. Nos interesa que nos valoren no sólo en dinero sino el valor artístico”.

Rescate de la iconografía

Lo mismo sobre madera, jícaras naturales o lona de tenis, los artesanos imprimen los elementos visuales de su entorno natural e historia artística a fin de mantener viva la cosmovisión oaxaqueña. En sus objetos graban o pintan animales como el cotorro, el conejo, la liebre y el armadillo, y paisajes naturales o escenas de festividades tradicionales, e incluso breves relatos de leyendas y fábulas de la comunidad.

Aún cuando producen diferentes objetos, López reconoce que ha sido el trabajo sobre los tenis el que más reconocimiento les ha dado no sólo a nivel nacional sino en el panorama internacional. En 2005 recibieron el  Premio Internacional de Diseño Latinoamericano, en Ámsterdam, por el proyecto Pintando Pasos; también participaron en la primera edición de World Art Games, en Croacia, organizada por el artista Peter Weisz.

“El grupo se formó legalmente en 2004 con la idea de fortalecer la cultura original a través del arte, en este caso del dibujo y la pintura, y de esta forma hemos trabajado durante estos años, primero con la ayuda del maestro Juan Alcázar, quien fue un artista oaxaqueño. Él nos ayudó para formar el taller de artes gráficas y luego nos puso en contacto con el grupo Converse en México.

“La idea es crear empleo en la comunidad para que los jóvenes con talento tengan un lugar donde canalizar esa energía creativa sin salir de la comunidad, y también recibir algo a cambio de su trabajo. En estos años hemos logrado exponer en Washington, Los Ángeles y otros museos también del país”.

López contó que los diseños son creaciones propias de cada artesano, y están hechos a mano directo sobre la lona de los tenis con pintura acrílica no tóxica, que se manda a producir ex profeso para este trabajo. La docena de artesanos produce un promedio de 40 a 45 pares de tenis en un mes.

Premios

  • En 2005 ganan el Premio Internacional de Diseño Latinoamericano, en Ámsterdam, con el proyecto Pintando Pasos.
  •  En 2011 participan en la exposición Living Earth Festival del Smithsonian National Museum of the American Indian, en Washington. 
  • El grupo se integra por 12 artesanos de entre 15 y 50 años de edad.

 

Relacionadas

Comentarios