Recuerdan genio de Strauss; 150 aniversario

Hoy se conmemora el natalicio del aclamado compositor nacido en 1864 en Múnich

COMPARTIR 
11/06/2014 00:55 DPA
El compositor alemán Richard Strauss.
El compositor alemán Richard Strauss.

DRESDE, 11 de junio.- La música de Richard Strauss atrapa. El pulso se acelera cuando Electra, la hija de Agamenón, enfila hacia el abismo en el final de la ópera homónima, y no solamente por la fuerza del sonido, sino también por su transparencia. El director y compositor alemán concibió como nadie a la orquesta como un instrumento.

   “Richard, el especial”, lo califica el director alemán Christian Thielemann en una entrevista con motivo del 150 aniversario del natalicio –hoy– de uno de los precursores de la modernidad y del compositor de ópera más importante del siglo XX.

Para Thielemann, la música de Strauss está tan bien escrita que no perderá su vigencia en el futuro. “Es como Wagner o Mozart. La música de Strauss conmueve a la gente aún hoy. Y no ha perdido nada de actualidad”.

Nacido en 1864 en Múnich, Richard Strauss mostró desde temprana edad su espectacular talento musical. A los tres años comenzó a tocar piano y a los seis ya componía.

Se inició en la profesión de músico como asistente de director a los 21 años en Meiningen junto a Hans von Bülow, quien vería en él al legítimo sucesor de Richard Wagner. Strauss compuso primeramente música instrumental, en la que destaca su Burlesca para piano y orquesta de 1886.

Tras Meiningen asumió la dirección de orquesta en Múnich, Weimar y nuevamente en Múnich. Allí conoció a la que sería posteriormente su mujer, Pauline. Su relación dio paso a una nueva etapa creativa.

Tras los primeros poemas sinfónicos Macbeth y De Italia, su obra Don Juan adquirió gran popularidad. Otras piezas de este género como Till Eulenspiegel y Así habló Zarathustra lo catapultaron definitivamente a la fama.

El majestuoso comienzo de esta última fue empleado en 1968 por el cineasta Stanley Kubrick para su 2001: Odisea en el espacio y se convirtió en parte de la historia de la música pop.

Tuvo un solo gran fracaso: la primera ópera, Guntram (1893). “Nunca olvidaría este revés, ni siquiera en sus últimas semanas de vida”, apunta Bryan Gilliam en la biografía Vida de Richard Strauss.

La llegada del nuevo siglo fue escenario de su meteórico ascenso y la ciudad de Dresde, la cuna de sus óperas. Allí estrenó de 1901 a 1911 cuatro de ellas: Necesidad de fuego, Salomé, Electra y El caballero de la rosa.

Strauss lanzó nueve de sus 15 óperas en Dresde, que describió como “el Dorado de los estrenos”, y trabajó con libretistas de la talla de Hugo von Hofmannsthal y Stefan Zweig.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red