Un Verdi accesible para todo público

El tenor mexicano Fernando de la Mora asegura que el libro Oyendo a Verdi, que hoy se presenta en Bellas Artes, constituye un gran legado para los jóvenes

COMPARTIR 
28/05/2014 04:47 Juan Carlos Talavera
El cantante mexicano Fernando de la Mora.
El cantante mexicano Fernando de la Mora.

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de mayo.- El tenor Fernando de la Mora recuerda con aprecio al narrador, ensayista y editor Rafael Solana, de quien hoy se presentará el libro Oyendo a Verdi, un recorrido por la vida y obra del compositor italiano. El volumen se publicó originalmente en 1962, pero como obsequio para un grupo reducido de amigos y familiares. 52 años después, su distribución será posible para todo el público.

“Como cantante de ópera éste es un legado importante para las nuevas generaciones; es un material único, donde se aprecia la voz de un experto, de erudito en la materia”, erudito que lo apodó el Plácido Domingo mexicano, recuerda el tenor, que ofrecerá un recital en noviembre próximo en el Palacio de Bellas Artes.

En su opinión, Oyendo a Verdi retrata al compositor italiano (1813-1901) con un lenguaje coloquial y bastante accesible a las nuevas generaciones. “Ahora que tuve la oportunidad de leer el libro, les aseguro que está al alcance de cualquier persona; lo aprecié de una forma enorme porque más que hablarle a un experto en ópera, le habla a un público abierto al conocimiento”.

Y añade: “Antes de comenzarlo a leer pensé que sería demasiado elevado para el público, pero contiene un lenguaje muy digerido, contado con gran astucia porque le habla al corazón de la gente, sin excesos; es un libro que va a tener un gran futuro y que ayudará mucho a las generaciones que tienen ganas de conocer a  Verdi”.

¿Qué significa para usted el nombre de Rafael Solana? “El nombre de un mexicano admirable, un personaje importantísimo en la cultura del México del siglo XX. Si pudiera definirlo lo haría con una sola palabra: admirable”.

¿Fue impulsor de su carrera? “A don Rafael lo conocí en 1985 por un engaño de mi maestro Emilio Pérez Casas, quien invitó a Rafael Solana para que escuchara fragmentos de la ópera Morgana de Alejandro Cuevas que estábamos montando en casa de mi maestro Pérez Casas”.

Él le dijo que iría a escucharlo un amigo, pero jamás le explicó de quién se trataba. Así que Fernando de la Mora llegó a la casa y se percató de la presencia de un hombre mayor, adornado con unos lentes muy gruesos, que estaba sentado junto a su amigo Mario Saavedra. De pronto Pérez Casas le pidió que cantara algo.

“Empecé a cantar y don Rafael se emocionó mucho, así que saqué todo mi repertorio y a partir de ese momento se convirtió en un promotor para mí y me llegó a llamar el Plácido Domingo mexicano, lo cual me llenó de mucha responsabilidad, porque aunque mi vida se cruzó con la suya escasos seis años, en ese tiempo tuve el privilegio de cantarle varias veces. Es un personaje al que le tengo una gran admiración y cariño”.

¿En qué época de su vida lo conoció? “Un año antes de hacer mi debut en Bellas Artes”.

¿Descubrió datos novedosos en Oyendo a Verdi? “Es un gran libro. En lo personal desconocía muchos datos de su vida y parte de su repertorio. Así que me sorprendió mucho el conocimiento de don Rafael Solana, su sabiduría  y su gran comprensión de estilo”.

¿Qué representa para usted el nombre de Verdi? “¡Mucho!, inicié mi carrera internacional con La Traviata, acaso su ópera más popular. Tuve el privilegio de cantarla en más de 200 ocasiones y llegue a hacerlo en más de 60 funciones en un año. Es una obra que marcó mi carrera, que me ayudó a debutar en importantes escenarios como en el Teatro alla Scala a Milano y la Wiener Staatsoper, entre otros teatros de Estados Unidos. Es una obra muy cercana a mí y es un compositor al que admiro mucho”.

Título:
Oyendo a Verdi

Autor:
Rafael Solana

Editorial:
Conaculta-INBA, México, 2013, 250 pp.

Relacionadas

Comentarios