Apuestan por urbes con paisaje histórico; 50 años de la carta de Venecia

La representante de la UNESCO, Nuria Sanz, pidió a las autoridades mexicanas prever el incremento de la urbanización y los problemas que se derivarán

COMPARTIR 
27/05/2014 04:42 Juan Carlos Talavera
Teresa Franco y Nuria Sanz, en la apertura del coloquio.
Teresa Franco y Nuria Sanz, en la apertura del coloquio.

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de mayo.- Nuria Sanz, representante de la UNESCO en México, hizo un llamado a las autoridades dedicadas a la conservación del patrimonio cultural del país para que protejan el paisaje histórico de sus ciudades, considerando que, hacia el año 2030, el 80 por ciento de la población habitará las urbes.

Así lo dijo ayer durante la inauguración del encuentro Los nuevos paradigmas de la conservación del patrimonio cultural: 50 años de la Carta de Venecia, realizado en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec.

“Esto significa que debemos aumentar sistemáticamente nuestra velocidad de crucero para poder estar a la altura del reto que nos pide la humanidad”, añadió.

En entrevista posterior, la representante de la UNESCO reconoció que es necesario prever el incremento en la urbanización de México –y de todo el mundo–, así como los problemas derivados de esto, considerando la excesiva cantidad de tiempo que invierten las instancias para ponerse de acuerdo, lo cual posibilitaría la destrucción del patrimonio en los próximos años.

Son 50 años de la Carta de Venecia, añadió, pero cuando se mira hacia atrás éstos han pasado muy de prisa. “Mi lectura es que tardamos demasiado tiempo en ponernos de acuerdo, pues cada vez somos más agentes involucrados a la hora de tomar decisiones”, agregó.

Esto quiere decir que ya no sólo participa la UNESCO e Icomos Internacional, sino un conjunto de organizaciones no gubernamentales, lo cual significa una alerta para que lo tome en cuenta México y las ciudades de América Latina. “En realidad es una alarma y estar preparados frente al patrimonio y su conservación se convertirá en una herramienta de cohesión social”.

Sobre las afectaciones realizadas a partir del teleférico en Puebla, explicó que “en este momento la discusión es de carácter federal. Después nos comunicarán los resultados y el informe será público tras la reunión del Comité de Patrimonio Mundial, en Qatar, en junio de 2015.

“También hay puntos positivos. Por ejemplo, la labor realizada en el Centro Histórico de la Ciudad México, esa concertación entre lo público y lo privado que facilita muchas pistas para desarrollar proyectos en este sentido, sobre todo en la escala a la que se ha hecho y a la que nos obliga una urbe que es Patrimonio Mundial, donde habitan más de 23 millones de habitantes”, añadió.

¿Qué queda por hacer?, se le cuestiona. “Seguir las recomendaciones del paisaje urbano histórico, conciliar con más agendas de Naciones Unidas,  relacionar el patrimonio histórico con todas las pautas del desarrolla y conciliarlo con las políticas en la agenda de 2015”.

¿Ha detectado puntos críticos? “La UNESCO somos todos y cada uno hace su trabajo. A nosotros nos corresponde seguir las directrices del Comité de Patrimonio Mundial, órgano intergubernamental. De manera que en algunos lugares el centro del patrimonio mundial realiza los monitores que le ordena y designa dicho comité”.

Por último, aseguró que, en el futuro, cada país debe apuntar hacia una mirada global y latinoamericana; es decir, detallar qué deberá pasar en los próximos años “respecto a nuestra manera de entender el patrimonio como recurso social y no solamente como complejo arquitectónico”.

México se adhirió a la Carta de Venecia en 1964, lo que significó un trascendental paso para la aplicación de principios normativos, a nivel internacional, para aplicar criterios coherentes en cuanto a la teoría y la práctica de la restauración arquitectónica.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red