Celebran a mamás a ritmo de 'big band'

Para llevar a cabo el festejo musical la Ofunam interpretará piezas de Rolf Liebermann, George Gershwin, Tommy Dorsey y Glenn Miller, entre otros

COMPARTIR 
10/05/2014 04:34  Juan Carlos Talavera
Iván López Reynoso, director asistente de la Orquesta Filarmónica de la UNAM. Foto: Cortesía Iván López Reynoso, OFUNAM
Iván López Reynoso, director asistente de la Orquesta Filarmónica de la UNAM. Foto: Cortesía Iván López Reynoso, OFUNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de mayo.- Con piezas como Catfish Row, Caminando con el perro y el Concierto para banda de jazz, de Rolf Liebermann, la Ofunam llevará  a cabo un concierto dedicado al Día de las Madres en la Sala Nezahualcóyotl, mañana domingo en el que también participará la Big Band Jazz de la UNAM.

Será un concierto ingenioso, diferente y hermoso para las madres en su día, pero también una forma de acercar nuevo público a esta sala de conciertos”, detalló Iván López Reynoso, director asistente de la Orquesta Filarmónica de la UNAM.

Aseguró que en la Ofunam se busca celebrar las fechas más relevantes del año, “y para este concierto buscó un programa novedoso y atractivo, donde se consiguió hacer un concierto de jazz sinfónico, jazz con orquesta y jazz band”.

En su opinión, este tipo de recitales permite acercarse a nuevos públicos, lo cual es fundamental, “sobre todo en un momento en el que pareciera menos importante acercarse a una sala de conciertos, pues hoy las personas tienen tantas facilidades tecnológicas en la palma de la mano, que están olvidando la experiencia de vivir un concierto, que es única e irrepetible; es una vivencia que nos deja mucho más allá del aspecto social, humano y espiritual”, explicó.

No hay que olvidar que asistimos a una sala de conciertos con el fin de sentir y vivir algo más allá de nuestra vida cotidiana; es nuestra responsabilidad como músicos transmitir este tipo de vivencias y experiencias para que el concierto sea siempre muy satisfactorio.”

Y en esta búsqueda de nuevos públicos, Ofunam impulsa programas que llamen la atención para las personas que no están habituadas a ir a un concierto, pero al mismo tiempo que sea un programa atractivo para las personas que sí van recurrentemente a los conciertos. “Para esta ocasión el invitado especial será la Big Band Jazz de la UNAM, para que junto con la Ofunam interpreten un repertorio sustancioso en la búsqueda de públicos”.

¿Se busca desmitificar la sala de conciertos?, se pregunta. “Desde luego,  que salgamos de la idea de que hay que ir de traje, como a un coctel y que aquí sólo asiste la crema y nata. Eso no es así, el boleto cuesta lo mismo para todos y todos tenemos el mismo derecho de venir a esta sala de conciertos, todos podemos disfrutar la música de la misma manera, viviendo un rato agradable”.

El programa del Concierto por el Día de las Madres abrirá con dos piezas de George
Gershwin. La primera es
Catfish Row, extraída de su ópera Porgy and Bess, que es muy famosa, un parteaguas en la escritura musical, pues Gershwin justo la escribió en su afán por acercar la música de las calles de Nueva York y de Nueva Orleans a la sala de conciertos.

Le seguirá el Concierto para banda de jazz y orquesta, de Rolf Liebermann, una pieza de un compositor contemporáneo, muy atractiva rítmicamente, que contiene una inmensa riqueza de colores y ritmos vivos.

Serenata con luna

Ya en la segunda parte se presentarán temas mucho más populares, como Popurrí, de Tommy Dorsey, así como Serenata a la luz de la luna y That Jones, de Glenn Miller, que son temas de jazz con arreglos de banda con orquesta.

Es un programa que sale un poco del contexto de la temporada de la Ofunam, que tiene como eje las sinfonías de Schuman, Gustav Mahler, Hector Berlioz, Beethoven y Tchaikovsky para generar una oferta nueva y diferente en este día.”

Como te comentaba, es nuestra responsabilidad como instituciones y como músicos buscar ofertas atractivas, aunque también es un poco responsabilidad de la gente: buscar este tipo de ofertas, pues no podemos llevar la Ofunam a tocar en cada una de las casas de las personas, sino que el público debe acercarse a la sala de conciertos. La música clásica no se debe de entender, sino sólo disfrutar. La música clásica está hecha para el gozo y el disfrute”, concluyó.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red