Caruso interpretará una Turandot “real” en el Auditorio Nacional: 9 y 11 de mayo

La soprano italiana dará vida a la “asesina emotiva” por primera vez en México, acompañada por el tenor Rubens Pelizzari; ambos desean conocer Teotihuacán

COMPARTIR 
08/05/2014 04:57 Juan Carlos Talavera
Caruso ofrecerá dos funciones de la ópera Turandot.
Caruso ofrecerá dos funciones de la ópera Turandot.

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de mayo.- La soprano italiana Tiziana Caruso aguarda en su camerino, frente al espejo, donde su rostro es un mural maquillado a cuatro manos, listo para seguir con el ensayo de Turandot, “la asesina emotiva”. Un poco de rímel aquí, sombra por allá y más brillo en los labios; mientras cuenta que ésta es su primera vez en México y reconoce que siente ilusión por ir a Teotihuacán para ver sus pirámides. “Debe ser algo muy emocionante”.

De inmediato aclara a Excélsior que la fama del apellido Caruso, tan importante en la ópera, sólo es una gran casualidad en su vida, puesto que sólo hay una relación emotiva con el gran tenor. “Sí, tenemos el mismo apellido, pero no es mi pariente. Sólo es una feliz coincidencia que guardo en el corazón”.

Cada personaje me hace soñar, dice Tiziana, “pero Turandot es la cima más alta para una soprano”, así que tratará que su interpretación no sea de hielo, sino más bien cálida, de fuego.

“Turandot es un gran personaje, que está envuelto por un gran calor interior ante el miedo que siente. El miedo y el calor casi siempre van juntos dentro de una persona, pero cuando una intérprete es muy sensible es fácil retratar de la mejor forma a Turandot, una asesina emotiva, una asesina sensible”, reconoce.

Sobre el significado que para ella tiene la música clásica, dice que es “materno”, pues su madre le transmitió el canto. “Ella es de Sicilia y, aunque no era una cantante profesional, lo hacía muy bien. Y gracias a eso siempre quise ser cantante. Seguramente es un legado de mi madre”.

¿Qué característica especial le impregnará a su Turandot? “Espero arrancar la emoción del público lo suficiente como para que cambie. Quiero que el público vea en Turandot un personaje real, no ficticio, que influya en sus vidas. Un personaje nunca es plano, pero respetando la elegancia de lo clásico”

La música que más aprecia Tiziana es la de Chopin, muchas piezas de Mozart y otras de Beethoven y lamenta que en el  fondo no conozca profundamente la música mexicana.

“Pero con lo poco que he escuchado, sé que ésta es muy intuitiva y cálida, como su pueblo”, dice Caruso, la intérprete que ha quedado impactada por el personaje de Lady Macbeth.

Dice que no tiene planes para volver a México, aunque sí le gustaría, añade, mientras le dan los últimos retoques a su rostro.

Al corazón

En el camerino de al lado está el tenor italiano Rubens Pelizzari, quien vocaliza algunas notas para su interpretación de Calaf en Turandot. Está sentado y explica que por enésima vez interpretará este papel, aunque será la primera vez en México. “Lo he hecho en Alemania, Italia, Turquía, Hungría”.

En su opinión, para los tenores de todo el mundo Calaf es una especie de mito, un trovador romántico al que muchos aspiran. “Turandot es una ópera que brinda mucha satisfacción al tenor, sin obviar que la música de Giacomo Puccini estimula al corazón”, agrega.

¿Qué le diría a los puristas que critican el uso de micrófonos para este montaje?, se le pregunta. “Que la música de Puccini vale la pena, que la escenografía es bella y tradicional; que ha sido una gran labor entre la orquesta y su director Srba Dinic. Les aseguro que quien venga a este espectáculo verá un espectáculo bello e intenso”.

Lamenta que durante los cinco días que estará en México no podrá ir a ningún lugar, aunque si viniera de turista a México acepta que le encantaría visitar las Pirámides de Teotihuacán, “para conocer de cerca la primera historia de México”, explica entre risas, para luego vocalizar: “De la sieeeerra morena, cieeeelito lindo…”.

Relacionadas

Comentarios