La ópera en vivo llega al Auditorio Nacional, sale de Bellas Artes

Ayer el tenor y funcionario cultural Ramón Vargas anunció oficialmente las puestas en escena Turandot y La Bohème, de Giacomo Puccini

COMPARTIR 
12/03/2014 04:18 Juan Carlos Talavera

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de marzo.- “Hay un problema muy serio en la sociedad mexicana y es que se ha acostumbrado a que le regalen la cultura”, dijo ayer el tenor mexicano Ramón Vargas, director artístico de la Ópera de Bellas Artes, luego de anunciar el programa en vivo de las puestas Turandot y La Bohème, de Giacomo Puccini, que se presentarán en el Auditorio Nacional.

“Eso es un error. La cultura la tenemos que hacer todos, la debemos crear y tenemos que llevar a nuestros hijos y promoverla”, añadió durante la conferencia de prensa, donde reconoció que la idea de llevar la ópera en vivo al Auditorio surgió tras el éxito que suscitaron las transmisiones del Metropolitan Opera de Nueva York en este espacio.

“Pensando en eso creemos que la posibilidad de ofrecer el mismo espectáculo, pero ya no en video sino en vivo, es una oportunidad que nos puede ayudar para llegar a nuevos públicos”, añadió.

También expresó que aunque las óperas fueron creadas para teatros pequeños, porque cuando Puccini las realizó no existía la sonorización ni la televisión, éstas deben adaptarse a nuevos espacios.

Y eso “significa que o te adaptas o te mueres, pues no podemos quedarnos solamente guardados en nuestros teatros (como el Palacio de Bellas Artes)”.

Durante el anuncio también se dio a conocer que el costo de ambas producciones asciende a ocho millones de pesos: 3.5 para la primera y 4.5 para la segunda, que incluyen su producción, el pago de artistas, el coro y la orquesta, su traslado y, en su caso, hospedajes y vuelos.

Y se dijo que para que las puestas sean consideradas un éxito, se deberán vender 12 mil boletos para Turandot y 18 mil para La Bohème en cada una de sus funciones.

Turandot será estelarizada por dos artistas italianos y algunos locales: la soprano Tiziana Caruso, en el rol principal; el tenor Rubens Pelizzari, en el papel de Calaf; la soprano mexicana Olivia Gorra en el papel de Liú y el bajo Rosendo Flores como Timur.

La bohème será alternada por las sopranos Ainhoa Arteta y Olivia Gorra, en el papel de Mimí; el barítono rumano George Petean, en el papel de Marcello; y el propio Ramón Vargas en el papel de Rodolfo.

En el marco de los 80 años del Palacio de Bellas Artes

En su intervención, Sergio Ramírez Cárdenas, subdirector de Bellas Artes, destacó que la Ópera de Bellas Artes quiere llevar la ópera a amplios sectores de la población como parte de los 80 años del Palacio de Bellas Artes, que se celebran en 2014.

“La idea es ir más allá del Palacio de Bellas Artes y para eso se ha puesto un gran énfasis en sacar la ópera del recinto, que tiene sus limitaciones en cuanto al número de asistentes”, y comentó que se pretende su traslado a plazas públicas utilizando la tecnología de audio y video.

En su oportunidad, el director artístico Luis Miguel Lombana, calificó que se trata de dos títulos apropiados para abrir la ópera en vivo a nuevos espectadores y así atraer a jóvenes y niños que no han tenido la oportunidad de acercase a este género musical.

“Porque las tramas de las dos óperas, las características de los personajes y sus historias son tan abiertas y cercanas que difícilmente alguien que tenga un prejuicio sobre la viabilidad de la ópera en estos dos títulos quedan completamente derribados estos prejuicios”, dijo el funcionario cultural.

Además reconoció que entre los retos más importantes de ambas puestas está la adaptación a un espacio tan amplio como el Auditorio Nacional y los detalles en el vestuario y el maquillaje, considerando los close up que utiliza la infraestructura del recinto de Paseo de la Reforma.

Por otro lado, Gerardo Estrada, director del Auditorio Nacional, explicó que la ópera en este recinto tiene una larga tradición y no solamente mediante las transmisiones vía alta definición.

Entre las funciones históricas de ópera que se han presentado en este espacio, detalló, se cuenta con Julio César, de Händel, en 1959; Turandot, en 1960 y 1972; y Aída, en 1962, 1970 y 1972.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red