El Año Paz genera consenso legislativo

Los siete grupos parlamentarios de la Cámara de Diputados aprobaron, con una abstención, conmemorar oficialmente el centenario del natalicio del poeta

COMPARTIR 
28/02/2014 13:58 Ivonne Melgar
Octavio Paz Lozano fue un poeta, escritor, ensayista y diplomático mexicano, Premio Nobel de Literatura de 1990. Se le considera uno de los más influyentes escritores del siglo XX y uno de los grandes poetas hispanos de todos los tiempos. Foto: ESPECIAL
Octavio Paz Lozano fue un poeta, escritor, ensayista y diplomático mexicano, Premio Nobel de Literatura de 1990. Se le considera uno de los más influyentes escritores del siglo XX y uno de los grandes poetas hispanos de todos los tiempos. Foto: ESPECIAL

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de febrero.- Nadie en San Lázaro se opuso a que 2014 sea declarado como Año de Octavio Paz. Apenas una abstención —del perredista Víctor Manuel Bautista— diluida entre los 383 votos a favor, luego de que cada una de las siete bancadas se sumó al primer acto legislativo en conmemoración del centenario del natalicio del poeta.

Fernando Belaunzarán, en representación del PRD, se refirió al controvertido tema de las letras de oro que se le vienen regateando al Premio Nobel de Literatura desde hace siete años.

Y es que aun cuando recientemente la Comisión de Prácticas y Procedimientos Parlamentarios se negó a reducir de 20 a 15 años el tiempo que debe pasar después de la muerte de un ilustre para que su nombre se coloque en el Muro de Honor del recinto, el legislador perredista anunció que pronto insistirá con la idea de que Paz reciba ese homenaje.

Empujaré con otros diputados para que eso —que Paz esté en letras de oro— suceda antes de que acabe esta Legislatura”, anunció el ex líder universitario.

Para abonar en esa propuesta antes hecha por el PAN y varias veces rechazada, el diputado del PRD recordó que Paz “contaba del olor a polvo del mantel de su casa”, por ser hijo y nieto de hombres que fueron a la guerra.

Nuestro recinto también huele a pólvora. Veo en nuestras paredes el nombre de muchos grandes héroes que empuñaron las armas en gestas gloriosas al servicio de la patria. Le quedaría bien a nuestro recinto que también oliera un poco más a tinta”, argumentó Belaunzarán.

Recordó que Paz siempre fue crítico del prohibicionismo, pero también destacó que “no se esperó como muchos otros a que muriera Stalin para cuestionarlo”, así como de su oposición tanto a las dictaduras como a las guerrillas revolucionarias.

Belaunzarán habló de la pregunta ética de Paz, ahora vigente, que asumió, de cara a la coyuntura de Venezuela: “¿La lucha contra el imperialismo justifica el autoritarismo, la represión, las violaciones a los derechos humanos?”

¿Y Huerta y Revueltas?

El PRI también exaltó la defensa que el escritor hizo de las libertades y en voz de la diputada Martha Gutiérrez consideró “imprescindible que la Cámara reconozca a personalidades del mundo literario cercanas a Paz, y que nacieron en 1914, hace justamente un siglo, como Efraín Huerta y José Revueltas”.

Alfonso Durazo, legislador de Movimiento Ciudadano, se pronunció por ampliar la lista de festejados.

“Las obras de autores mexicanos que alcanzan estatura universal deben ser reconocidas sin regateos (…) es necesario que tengamos en cuenta a otros gigantes de las letras como José Revueltas, como Alfonso Reyes, como Luis Villoro (sic) y como Carlos Fuentes, entre muchos otros con los talentos literarios con los que afortunadamente cuenta nuestro país”, expuso quien fue vocero de Los Pinos en el sexenio de Vicente Fox.

Enviado a los senadores para continuar con el procedimiento parlamentario, el decreto avalado por unanimidad en la Comisión de Gobernación se calificó como “la primera pieza” del homenaje que los diputados harán a Paz.

Así lo dijo Sonia Rincón, de Nueva Alianza, presidenta de la Comisión Especial para la Conmemoración del Natalicio de Paz, quien destacó que hasta el último momento él mantuvo una postura crítica contra los fanatismos ideológicos.

Por el partido Verde, Ruth Zavaleta afirmó que éste era un reconocimiento a la disidencia intelectual y a la responsabilidad de decir un no o un sí en los momentos importantes. “El sistema político lo respetaba, pero también lo eludía y la izquierda radical lo despreciaba y juzgaba porque prefería la acción y la revolución.

Prefería quemar unos libros antes que escuchar al árbol de las ideas. Prefirió olvidar la valentía de Paz cuando renunció a su cargo luego de 1968. Fue de los primeros en hablar de democracia”, dijo la ex perredista.

 

mef

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red