Manon regresa a México en Bellas Artes tras 40 años

La ópera cumbre de Jules Massenet se estrenará el 11 de marzo. Los protagonistas María Katzarava y Arturo Chacón hablan del drama en esta obra

COMPARTIR 
28/02/2014 05:52 Juan Carlos Talavera
Trasladan la ópera cumbr e de Massenet al París de 1940. Bellas Artes, el escenario
Trasladan la ópera cumbre de Massenet al París de 1940. Bellas Artes, el escenario

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de febrero.- María Katzarava y Arturo Chacón pisaron la tarde de ayer el escenario de la sala principal del Palacio de Bellas Artes para ensayar los fragmentos más dramáticos de la ópera Manon, que hace 40 años no se montaba en México por su gran dificultad vocal y técnica.

Sonrientes, ambos cantantes, que han trabajado en los mejores escenarios del mundo, entraron a la sala principal, donde Excélsior pudo observar cómo alternaron arias y, entre bromas, se dejaron llevar por un piano que hacía el acompañamiento para revivir los momentos más intensos de la obra que incluyó la escena donde los protagonistas son arrestados.

“Esta es una ópera que cuenta una gran historia de amor donde está presente el drama y se refleja la vida misma, porque todos nos podemos relacionar con algunos de los momentos que vive Des Grieux”, dice Arturo Chacón mientras se acomoda en una butaca, durante un breve descanso.

La ópera se estrena el martes 11 de marzo en el Palacio de Bellas Artes y, en resumen, cuenta el drama de un amor en decadencia que comienza cuando Manon tiene 15 años y es una mujer hermosa que sería llevada a un convento, porque su familia nota que adora la fiesta y la riqueza. Pero justo en ese momento Des Grieux sube al mismo tren, donde lo espera su padre, y al ver a Manon se enamora de ella a primera vista.

Entonces ella le cuenta que la enclaustrarán y deciden fugarse juntos y con sus escasos ahorros se trasladan a París, donde el padre de ella los encuentra y manda secuestrar a Des Grieux para llevar a su hija al monasterio. Pero Manon encuentra a su amado y con su sensualidad lo convence de fugarse nuevamente para vivir una vida llena de riquezas.

Luego ambos entran a un casino para apostar y ganar dinero ilegal, pues ya se han quedado en la miseria, pero en ese lugar encuentran por accidente al viejo Guillot, un enamorado que Manon despreció en su juventud y quien hace que sean arrestados.

Como la familia Des Grieux es influyente él sale libre, pero ella no. Hacia al final de la puesta, Des Grieux soborna a unos guardias para rescatar a Manon del exilio, porque no soporta verla rodeada de prostitutas. Pero sus condiciones son tan adversas que ella muere antes de que se consume el rescate.

Manon es una ópera en cinco actos y seis escenas con música de Jules Massenet y libreto en francés de Henri Meilhac y Philippe Guille, basado en la novela Les Aventures du Chevalier Des Grieux et de Manon Lescaut, de Abbé Prévoast. Su estreno mundial fue realizado el 19 de enero de 1884 en la Opéra-Comique; su estreno en México se realizó el 15 de noviembre de 1899 y su estreno en el Palacio de Bellas Artes sucedió el 1 de agosto de 1937.

Pasión desbordada

El tenor Arturo Chacón (1977) acepta que es la primera vez que interpretará el papel de Des Grieux, un personaje que él mismo define como “emocional, lleno de pasión desbordada, de juventud y de inexperiencia”.

—¿Cuál es el reto actoral?

­—Más que vocal, el principal reto es el dramatismo que incluye, porque nosotros como cantantes tenemos que conmover al público, pero no conmovernos nosotros. El reto es contener la emoción en el escenario.

“Aún recuerdo que en 2009 me pidieron (en Estados Unidos) que participara en el montaje de Manon, pero lo rechacé porque consideraba que no estaba listo. Así que les expliqué a los productores que actoralmente la obra es muy fuerte y no me sentía listo. Pero ahora que Ramón Vargas me lo propuso me pareció excelente”, añade.

—¿Qué es lo que más le gusta de esta puesta?

—Su armonía en la música que es muy especial pues, aunque no hables francés y no conozcas de ópera o armonía, te hará hacer sentir algo. Yo he visto muchas veces esta ópera y, cuando un director no entiende lo que Massenet quiere decir, la gente se duerme, pero Alain Guingal, nuestro director, te mantiene despierto y siempre interesado.

—¿Cuál es su acto preferido?

­—La parte del monasterio me gusta porque es cuando voy a reclamarle a Dios el recuerdo de esa mujer que no puede dejarme en paz, porque al personaje le está sangrando su corazón y su alma. Ese acto es hermoso. Aunque, desde luego, el acto final, donde rescata a Manon y ella muere, es increíble.

Por último, Chacón adelanta que el próximo 16 de marzo convocará una rueda de prensa para anunciar su disco de música mexicana, donde incluye Amor eterno, Bésame mucho, No sé tú, Granada y Júrame. Luego viaja a Bruselas, donde cantará Rigoletto, y a Viena para interpretar La Traviata; en junio presentará un segundo disco con arias poco conocidas de Giuseppe Verdi.

“Es una ópera a mi medida”

En su oportunidad, María Katzarava (1984) asegura que es una de sus óperas favoritas, “además de que el francés es como mi segunda lengua y puedo sentirlo como si cantara en español. Es una ópera que está hecha a mi medida”, acepta.

Recuerda que la última vez que Manon fue interpretada en Bellas Artes fue hace cuatro décadas, cuando estuvieron en el escenario Montserrat Caballé y Giuseppe di Stefano.

—¿Representa un reto superar la interpretación de Caballé?

­—No, cada versión es distinta, ninguna es mejor ni peor. Son diferentes tiempos y diferentes maneras de cantar. Hoy se necesita ser actor y cantante, hoy tienes que actuar casi como si estuvieras en una película  y antes no era así.

—¿Cuál es su parte favorita?

—Me encanta la parte final, donde vocal y dramáticamente muere mi personaje; ese dueto final es muy fuerte y está acompañado por música intensa. Es un momento que me toca mucho.

Por último, adelanta que a mediados de este año realizará dos debuts: primero Pagliacci, en Bari, y después Turandot, en Calgari; en agosto volverá a México a cantar con la Sinfónica de Minería y en el Festival Cervantino, donde interpretará West Side Story con la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México. A mediados de este año grabará en Moscú su primer disco con arias de Puccini, Bellini, Donizetti, Verdi y el propio Massenet.

Explica la complejidad de la obra

Para Antonio Algarra, director de escena de Manon, esta es una obra muy complicada porque incluye cinco actos con diferente vestuario y escenografía, y detalla que, aunque la ópera original sucede en 1890, esta puesta está ubicada en 1940, en ese París frívolo que fue invadido por los alemanes, aunque no se incluirá ningún signo que indique la huella nazi, porque es un detalle irrelevante para la ópera.

Además, comenta que la razón por la que decidieron traer la puesta al siglo XX fue porque se trata de una ópera moderna, que cuenta con dos personajes “totales”. Por un lado, Manon Lescaut (interpretada por María Katzarava), antiheroína vanidosa y débil que sucumbe a los placeres que la arrastran y la hacen caer en una serie de incongruencias, una mujer que destruye todo a su paso para lograr un poco de placer en su vida.

Y Des Grieux (interpretado por Arturo Chacón-Cruz), el personaje que nunca tiene la fuerza para controlarla, sino que se deja llevar por ella y es claro que no puede hacer nada en contra de lo que está sintiendo.

Dice que en estos últimos ensayos está trabajando la composición del coro. “Trabajamos ya sólo escenas de conjunto, que deben estar bien organizadas para que todos los presentes identifiquen bien su participación en el escenario”, añade.

Hoy realizará las pruebas de iluminación, pues la actuación y el canto ya fueron resueltos por Alain Guingal, director concertador, y sólo resta afinar detalles.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios