Ciudad Juárez va a Madrid

El testigo, que presenta hechos de esta urbe fronteriza de México, es la primera exposición individual de Teresa Margolles en España

COMPARTIR 
15/02/2014 00:17 Sonia Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero.- Luego de poco más de una década de investigación antropológica sobre la crisis económica, social y política en Ciudad Juárez, vertida en producción estética, Teresa Margolles (Culiacán, México, 1963) hace una pausa para la reflexión y el balance de su obra, de los efectos generados en el espectador, del diálogo entre sus propuestas y las víctimas.

La reflexión toma forma en El testigo, su primera exposición individual en España, a inaugurarse el 17 de febrero en Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M). Sin ser una retrospectiva, la muestra plantea una revisión de su obra vinculada a la muerte, la corrupción, el narcotráfico, el desalojo, el desempleo que invadió a la ciudad fronteriza en el último sexenio.

A partir de la pieza La promesa, que instaló en 2012 en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), Margolles presenta una serie de obras que contextualizan el sentido de esta instalación que atraviesa una sala completa con 20 toneladas de tierra proveniente de una casa abandonada en Ciudad Juárez. En el CA2M, el público también participará para esparcir con las manos el muro.

La fotografía El testigo (2013), la instalación PM 2010 (2012), la serie de imágenes Esta finca no será demolida (2011) y el video En torno a la pérdida 2009-2013 son algunas de las obras de la muestra que en conjunto son testimonios de una realidad social, afirma María Inés Rodríguez, curadora de la exposición.

“He trabajado varios años con Teresa y creo que esta exposición es un momento de análisis luego de mucho tiempo de trabajo conjunto en el que no siempre preparábamos exposiciones, sino un diálogo continuo sobre la investigación. Es un momento de hacer un balance, y terminar algunos ciclos de la investigación”, comenta en entrevista Rodríguez.

Aun cuando La promesa (instalación que refleja los sueños no alcanzados y las propuestas políticas no cumplidas) es el eje de la muestra, el recorrido se enfoca en el papel del testigo frente a las atrocidades: ¿Quién es el testigo, la ciudad, sus habitantes o el espectador?, ¿qué función tiene?, cuestiona la curadora.

En un intento por responder, refiere Rodríguez, la exposición recibe al espectador con la fotografía El testigo.

Se trata de la imagen de un árbol íntegro, a pesar de estar baleado, y se erige en medio de un entorno urbano de abandono.

“Cuestiona la responsabilidad del testigo, de denunciar lo que vio o sólo observar, y de manera poética registra estos árboles que sobreviven a la balacera.”

En el mismo sentido se presenta Esta finca no será demolida (2011), una serie de 30 fotografías en color de casas en ruinas como un testimonio del abandono por parte de sus habitantes, forzados a emigrar por la violencia. La curadora recuerda que en 2011 un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez reportó 115 mil hogares deshabitados.

Por su parte, la instalación PM 2010 muestra una compilación de las portadas del periódico PM publicadas durante 2010 en la ciudad fronteriza; en ellas las imágenes de los cadáveres se yuxtaponen con las de mujeres denudas en anuncios de prostitución. La pieza analiza la interpretación del cuerpo a través de la muerte y el sexo.

Si bien el trabajo de Margolles es un reflejo directo al contexto de criminalización en México, la curadora asegura que la zona geográfica sirve a la artista para hacer una reflexión de mayor alcance, y en el caso de España llega en un momento de mayor crisis económica y política del país. Así, la casa demolida en La promesa podría ser cualquier inmueble hipotecado de Madrid.

“Teresa toma a Ciudad Juárez como un caso específico, porque ahí es donde ha trabajado los últimos diez años, pero lo que hace es hablar de las realidades de otros lugares. Cuestiona la historia oficial desde una mirada de artista que no puede ser igual a la mirada de los políticos o los medios de comunicación. Es una mirada más crítica de lo que sucede.”

Rodríguez añade que al hacer este “corte de caja” en la investigación de Margolles se puede identificar el desarrollo estético de su producción. En su opinión esta trayectoria ha llegado al minimalismo con la intención de presentar la esencia del hecho, del análisis de su producción, y dejar la reflexión al público.

“También vemos un sentido un poco más optimista en sus obras que responden un poco al proceso de cambio en Ciudad Juárez, pues sus habitantes recientemente afirman que es una ciudad que puede renacer, y lo refleja Teresa”, concluye María Inés Rodríguez.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red