Regina Silveira ocupa el Museo Amparo con sus bordados

La artista brasileña intervino el museo como un ejercicio para representar la historia poblana y traer a un contexto contemporáneo dicha técnica

COMPARTIR 
03/02/2014 02:59 Sonia Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de febrero.- Como si se tratara de un bordado en tela, Regina Silveira (Porto Alegre, 1939) cubrió los muros del cubo de cristal del vestíbulo del Museo Amparo en Puebla con diseños de animales impresos en vinil que refieren al imaginario popular de la ciudad.

La intervención titulada El sueño de Mirra y otras constelaciones es un ejercicio de la artista brasileña para representar la historia poblana, y traer a un contexto contemporáneo una de las labores con mayor tradición no sólo en el estado sino en el país: el bordado.

En un juego de colores, las impresiones se expandieron al punto en que los animales –arañas, moscas, abejas, abejorros– perdieron su forma, para convertirse en una composición abstracta, que se intensifica con el entramado del tejido. Sobre el muro, la artista también colocó agujas e hilos para dejar una percepción de una obra en proceso.

Silveira, quien ha participado en la Bienal de São Paulo, la Bienal de Mercosul y la bienal de Taipei, explica en entrevista que luego de investigar el contexto histórico de la ciudad, encontró que el bordado se mantiene como una actividad prioritaria entre las mujeres, desde tiempos de la China poblana.

Incluso el título de la intervención, que se exhibe desde el sábado pasado, refiere al nombre real de la princesa que trajeron de Asia a Puebla, a finales del siglo XIX, y a quien se le atribuye el tejido con agujas en “punto de cruz”.

“Soy la primera artista que invitan a intervenir estos muros de cristal, por lo que me puse a investigar sobre el lugar, su historia y me encontré que el bordado es una actividad antigua muy importante y presente”, dice la artista que ha expuesto en el Museo Reina Sofía, Madrid, el Museo de Arte Contemporáneo Aldrich, en Estados Unidos y Museo de Arte Moderno de Nueva York.

En el vestíbulo del museo poblano, los puntos de cruz que Regina eligió reflejan los tejidos de la región, buscando imaginariamente revestir los muros de vidrio; son más de 600 metros cuadrados de vinil recortado los que se han colocado para provocar un juego visual.

Silveira presenta además en tres salas del museo doce maquetas y seis videos de proyectos realizados para diferentes contextos museísticos; así los patrones funcionan como estrategias de permanencia de sus intervenciones, que generalmente son efímeras y temporales.

El recorrido se complementa con la pieza Mundus Admirabilis que presentó en la exposición Jardines de poder en Brasilia, la cual es una metáfora de la vida política y específicamente a la lucha de poder, a partir de exponer insectos dañinos.

Quien se caracteriza por un cuerpo de obra enfocado a la representación de la realidad detalla que el bordado en vinil,  que realiza de manera formal por primera ocasión, se inserta en el desarrollo de su investigación estética sobre el entorno social que habita; en este caso particular, el referente directo es el imaginario popular de Puebla.

“Aquí es importante el personaje de Mirra, el nombre real de la China poblana, que se ha convertido en un personaje mítico incluso del país, lo encontré en el archivo y la investigación que hice”, recuerda quien encuentra en el trabajo femenino y doméstico del bordado la memoria de formas y ensoñaciones colectivas, que ahora ella inscribe en los muros del museo.

El interés de la artista es por la relación paradójica entre la presencia y la ausencia del hombre; investigación que ha explorado principalmente en el grabado a partir de diferentes técnicas de impresión e intervenciones espaciales cuasi arquitectónicas.

¿Dónde y cuándo?

El sueño de Mirra y otras constelaciones se exhibe hasta el 26 de mayo en el Museo Amparo, ubicado en 2 Sur 708, Centro Histórico, Puebla, Puebla.

Relacionadas

Comentarios