El principito y su lado neoyorquino en la Biblioteca y Museo Morgan

Una muestra que abre el 24 de enero incluye 35 acuarelas originales y 25 páginas del texto escrito en la minúscula letra cursiva de Saint-Exupéry

COMPARTIR 
07/01/2014 02:23 AP
"Está documentado que el libro se escribió en Nueva York, pero es algo que se desconoce.” Christine Nelson curadora en Morgan de manuscritos literarios e históricos

NUEVA YORK, 7 de enero.— Antoine de Saint-Exupéry creó El principito en esta urbe, mencionando Rockefeller Center y Long Island en un borrador del clásico infantil cuyas referencias borró al final.

Esa página forma parte del manuscrito original del autor francés que protagoniza una gran exhibición en la Biblioteca y Museo Morgan por el 70 aniversario de la publicación francesa del libro un año después de su lanzamiento en EU.

El principito: una historia neoyorquina (The Little Prince: A New York Story) que se inaugura el 24 de enero incluye 35 de sus acuarelas originales y 25 páginas de su texto de 140 páginas escrito en la minúscula letra cursiva de Saint-Exupéry y lleno de revisiones.

Algunos visitantes se sorprenderán de ver que El principito que se ha traducido a más de 250 idiomas y dialectos se escribió y publicó primero en Nueva York.

“Está bien documentado que escribió el libro aquí, pero eso es algo que el público general desconoce”, dijo Christine Nelson, curadora de manuscritos literarios e históricos en Morgan.

“Debido a que el manuscrito te lleva de vuelta al momento de la creación, quisimos ubicar la exhibición en el lugar y momento de la creación”, dijo. “Se enfoca en la aparición de esta obra en Nueva York durante la guerra. La estaba escribiendo a escasas millas (kilómetros) de donde se presenta esta muestra.”

Saint-Exupéry, un aviador y exitoso autor francés, no llegó a ver su libro publicado en Francia después de la guerra. Murió mientras piloteaba un vuelo de reconocimiento en 1944, semanas antes de la liberación de París.

El principito sigue las aventuras de un niño que viene de un pequeño asteroide no más grande que una casa. En su camino a la Tierra visita otros planetas y conoce a un rey a un hombre presuntuoso, a un alcohólico, a un farolero y a un geógrafo. En la Tierra se encuentra a un zorro que le enseña que “lo esencial es invisible a los ojos”. La frase es el tema central del libro y una que Saint-Exupéry cambió 15 veces incluyendo la versión “lo importante no se puede ver”.

Saint-Exupéry arribó a Nueva York luego que Alemania derrotó a Francia en 1940. Vivió dos años cerca de Central Park y el East Side de Manhattan y alquiló una casa de verano en la ribera norte de Long Island. Con frecuencia escribió en la casa de su amiga Silvia (Hamilton)
Reinhardt en Park Avenue. A ella le confió su manuscrito antes de unirse a su escuadrón en África del Norte.

La Biblioteca y Museo Morgan adquirió de ella el manuscrito en 1968 dijo el museo. La editora francesa de Saint-Exupéry, Gallimard, acaba de publicar un facsímil del manuscrito básico.

“Este es en gran medida un borrador preliminar, una obra en progreso que será completamente reconocible para cualquiera que conozca bien el libro”, dijo Nelson.

Entre los elementos más destacados de la exposición está un dibujo inédito que Saint-Exupéry había arrugado y tirado que muestra al príncipe luciendo su característica bufanda amarilla flotando sobre la Tierra. Algunas de las ilustraciones se exhiben junto a imágenes de la primera edición.

Las páginas en la muestra incluyen episodios de la época del príncipe en la Tierra que fueron borrados por completo de la versión final: una reunión con un comerciante que le da una clase de mercadotecnia y un encuentro con un inversionista que tiene una máquina que cumple cualquier necesidad con tan sólo apretar un botón.

“Él era una autor muy diligente. Trabajaba, revisaba, leía en voz alta a otras personas; estaba muy interesado en la respuesta de la gente”, explicó Nelson.

También hay un borrador de tres páginas de un final alternativo en el que el narrador reflexiona sobre lo que le ocurrió al principito tras dejar la Tierra.

“Es más angustiante y melancólico y se interpreta como un texto de tiempos de guerra. La versión final es más abierta más misteriosa, dejándole al lector concluir cómo sentirse al final del viaje del príncipe”, dijo Nelson.

La muestra también incluye un brazalete identificativo de plata que el autor llevaba puesto al momento de morir en préstamo del patrimonio de Saint-Exupéry en París.

La pulsera que nunca se había exhibido en EU “fue recuperada en 1998 luego que se enganchó en la red de un pescador y lleva el nombre del autor y la dirección de la editorial estadunidense del autor, Reynal & Hitchcock”, dijo Olivier d’Agay, director del patrimonio.

Abierta hasta el 27 de abril la muestra “reafirma la amistad entre franceses y estadunidenses a través de uno de los libros más queridos de todos los tiempos”, concluyó.

Comentarios

Lo que pasa en la red