CIUDAD DE MÉXICO, 14 de junio.- Entre sombreros, penachos, capas, máscaras de luchadores, surge un hombre de tez morena… inconfundible su andar y esa banda tricolor en la frente, es “Juanito”, Rafael Acosta está en Brasil.

Disfruta entre samba aún del triunfo de la Selección Mexicana 1-0 ante Camerún. Va de aquí a allá por calles de Natal. Ahí está “Juanito” –“el de Iztapala”, precisa- aprovechando toda ocasión para tomarse la foto con bellas aficionadas.

El que fuera delfín de Andrés Manuel López Obrador para la delegación Iztapalapa afirma que ahora está pendiente del camino del equipo que dirige Miguel “Piojo” Herrera. Con ellos hasta el final, asegura.

De esos cinco minutos de fama en la política al ser elegido como delegado de Iztapalapa aún le duele, el “supuesto” acuerdo era cederle el cargo a Clara Brugada,  punto del que difiere, pero que ahora, señaló es historia.

Su presente está en el cine y la televisión, en proyectos de los que no profundizó, porque el momento para él es entonar el “Cielito Lindo” ante Brasil.

asc