Presencia excesiva en Facebook aísla

Alerta el Centro de Especialización en Estudios Psicológicos de la Infancia; navegan hasta cuatro horas

COMPARTIR 
27/05/2014 04:57 Cintya Contreras
De los 21 millones 892 mil usuarios de la red social que existen en México, 13 por ciento se conectan desde la Ciudad de México.
De los 21 millones 892 mil usuarios de la red social que existen en México, 13 por ciento se conectan desde la Ciudad de México.

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de mayo.- La ansiedad por saber cuántos “Me gusta” conseguirán un comentario o una fotografía, el número de veces que se ha “Compartido” y quiénes quieren ser sus “Amigos”, entre otras de las funciones que ofrece la red social Facebook, se están convirtiendo en una adicción para los adolescentes, alertó Claudia Sotelo, directora del Centro de Especialización en Estudios Psicológicos de la Infancia (CEEPI).

Aunado a los problemas de conducta que presentan los jóvenes, como estrés, depresión, desorientación y bullying, una gran parte está usando de manera excesiva esta red social como una forma alterna de relacionarse, pero adoptando actitudes exageradas y que salen de su control y del de sus padres.

Entre éstos, está la navegación por más de cuatro horas en este sitio, acumuladas a lo largo de un día, la cual han identificado que afecta la capacidad de relacionarse con su familia e incluso con los propios amigos a los que se sigue en la red, genera ansiedad, obsesión y a la vez, depresión y frustración, al no ser lo popular que esperan o por no lograr mantenerse conectados.

“Los adolescentes, por la vulnerabilidad que viven, experimentan la red social como una extensión de ellos mismos, entre más comentarios, entre más amigos, entre más me gusta, más etiquetas haya, sienten que son más populares y aceptados, pero hemos tenido casos de chavos que se deprimen si no los siguen”, señaló la especialista.

El sitio Facebook, creado por el estadunidense Mark Zuckerberg y el cual tiene 900 millones de usuarios en todo el mundo, tiene cautivos en México a 21 millones 892 mil usuarios, de los cuales 13 por ciento se concentran en la Ciudad de México.

De los capitalinos que lo usan, 13 por ciento son jóvenes menores de 24 años y, pese a la política de privacidad y recomendaciones de uso, la responsabilidad del tiempo e intensidad con que es utilizado depende de los propios usuarios y de sus padres, en el caso específico de los menores de edad.

Claudia Sotelo dijo que el uso excesivo y descontrolado ya está catalogado como una adicción a la tecnología, la cual requiere atención sicológica, sin embargo, señaló que no se debe satanizar su uso, prohibirlo, ni castigarlo, sino regularlo, además de poner el ejemplo de uso.

“Los padres pueden enseñar a los chicos a regular, que sepan que el teléfono celular es para hacer llamadas, para estar en contacto por cuestiones de seguridad y que el uso de la conexión y tecnología debe tener su tiempo y espacio”, apuntó, señalando que para lograrlo se debe poner el ejemplo y en momentos como la hora de la comida nadie debe usar sus aparatos.

La directora del CEEPI comentó que, aunque hombres y mujeres utilizan por igual Facebook, hay una tendencia del género masculino a sumarla con las opciones de videojuegos, en tanto que a las chicas son más propensas a hacer compras, que de no ser controladas pueden causar dependencias que más tarde se tienen que manejar a nivel sicológico con terapias especiales.

Según la Escala de Adicción Bergen, desarrollada por la Facultad de Psicología de la Universidad de Bergen, Noruega, ciertos comportamientos indican un uso, fuera de lo normal, de la red social, como es el simple hecho de pensar mucho tiempo en el Face o planear las cosas que se harán cuando el usuario esté conectado, sentir el impulso de usarlo cada vez más o utilizarlo para olvidar problemas.

También podría considerarse una adicción, con base en la escala, tratar de reducir el tiempo de uso sin éxito, sentirse inquieto si se prohíbe su uso, o haberlo utilizado tanto hasta haber tenido un impacto negativo sobre el trabajo o los estudios.

Sobre los contenidos que se publican en la red social, la especialista en sicología infantil dijo que se debe enseñar a los jóvenes, desde niños, que las fotografías que publican se hacen del dominio público y la intención inicial que tenían se puede tergiversar.

“Hay que enseñarles que las fotos que suben se convierten en públicas, por más filtros que existan. Las fotos que se sacan y comparten dejan de ser suyas y se pierde el control”, indicó.

La Universidad de Bergen propone como solución a la adicción la desactivación de notificaciones vía mail o en los teléfonos celulares, limpiar la lista de amigos y restringir el uso de aplicaciones más comunes, como son los juegos, para reducir la ansiedad y evitar que estén pendientes de lo que ocurre cada momento en la web.

Sotelo concluyó que en casa se debe atraer a los jóvenes a realizar otro tipo de actividades, para que el uso de Facebook deje de ser tan atractivo y su aprehensión disminuya, así como las afectaciones.

Alarma la depresión

La Secretaría de Salud prevé que se convierta en la segunda causa de discapacidad en la ciudad.

La Secretaría de Salud del DF (Sedesa) advirtió que en los próximos años la depresión será la segunda causa de discapacidad en la ciudad, principalmente en la población adulta y de la tercera edad.

Provocada por el estrés y ansiedad a nivel personal, profesional o académico, este trastorno tiene como principales síntomas la falta de interés en actividades que requieren total atención, acompañado por una falta de sueño o exceso de éste, que mantienen a la persona en un estado somnoliento que reduce la capacidad de desempeño.

El subsecretario de la Sedesa, Román Rosales, señaló que actualmente una de cada cuatro personas padecen o padecerán en algún momento de su vida trastornos de comportamiento o emocionales y es necesario que se acerquen a los servicios de salud para que los médicos logren intervenciones oportunas y eficaces.

Al inaugurar el Congreso de Salud Mental de la Ciudad de México dijo que uno de los principales retos en salud mental es hacer frente a la estigmatización y discriminación de personas con trastornos mentales.

“Los pacientes con enfermedades mentales son víctimas de estigmatización y discriminación, por lo que suelen ser excluidos o rechazados en el ámbito social, laboral e incluso familiar”, señaló el subsecretario.

El funcionario capitalino confió en que la actualización e intercambio de experiencias entre los médicos siquiatras, sicólogos, así como del personal involucrado en la atención del paciente, en acciones de diagnóstico, tratamiento y seguimiento, ayuden a mejorar la atención de los capitalinos en la materia y cuadros depresivos no trasciendan ni afecten el desarrollo de las personas.

En dicho congreso, 250 sicólogos de los Servicios de Salud Públicos del Distrito Federal, de la Sedesa, del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF-DF) y del programa de Atención Psicológica de la Secretaría de Seguridad Pública del DF abordaron temas relacionados con el panorama de la salud mental en México, la atención de los trastornos mentales y el papel del sicólogo en una sociedad violenta.

Relacionadas

Comentarios