Revelaron la fosa con 13 jóvenes de Heaven a un año del secuestro

Un hombre acudió ante las autoridades de la PGR para dar la ubicación

COMPARTIR 
26/05/2014 04:12 Redacción

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de mayo.- Varios de los responsables del crimen de los 13 jóvenes que fueron secuestrados exactamente hace un año del after Heaven confesaron a un santero que  “los muertitos no los dejaban dormir”. El hombre acudió a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) para dar información, pero ahí no le creyeron. Llegó ante autoridades federales y llevó a agentes hasta el rancho La Negra, en Tlalmanalco, Estado de México, donde el 22 de agosto fueron localizados los cuerpos de las víctimas.

El rancho donde se ubica la fosa clandestina en la que hallaron los cuerpos,  se encuentra a 64 kilómetros de la Zona Rosa, y a sólo 2.7 de la cabecera municipal. El lugar hoy está en el olvido.

La hierba creció y se extendió por toda la construcción.  Las caballerizas están vacías. Ya no están los borregos, los gallos, los puercos y caballos que antes guardaban aquí. Lo que quedan son las huellas de lo que ocurrió hace exactamente un año.

 Vidrios rotos y algunas paredes manchadas con sangre, en el cuarto donde les quitaron la vida a los jóvenes secuestrados. Ropa y zapatos carbonizados, en otra habitación hay prendas. Tierra removida combinada con cal, en la fosa donde los arrojaron y los sepultaron.

El Antuán

De acuerdon con las indagatorias federales y capitalinas, el propietario del rancho se llama Edwin Agustín Cabrera Jiménez, El Antúan, identificado como el autor intelectual del rapto y asesinato de los jóvenes.

Él era el jefe de todos los sicarios del grupo delictivo La Unión.

Este lugar era frecuentado por hombres armados que lo usaban para sus fiestas.  Aún quedan restos de aquellas reuniones. Una botella de whisky, otra de brandy y botellas vacías de cerveza. Quienes participaron en el crimen revelaron que aquel 26 de mayo llegaron al rancho pasado el mediodía. A los ocho hombres los metieron al lugar donde guardaban puercos y a las mujeres las subieron a la caja de un tractocamión.

Javier Joel Fuentes Sánchez, El Javi, detenido la semana pasada, coordinó el rapto y traslado de las víctimas por órdenes del Antuán.

 Los testimonios asentados en la averiguación previa DGAVD/CAPE/T3/00891/13-05, indican que El Javi ordenó que les dieran cervezas.

 A todos los asesinaron. Cavaron una fosa y en una carretilla oxidada que aún está en el lugar, los fueron llevando a todos hasta ahí.  Tras arrojarlos les pusieron encima capas de cal, asbesto y finalmente concreto para que nadie los encontrara, pero un santero dio la información a la PGR.

Los cuatro prófugos clave

El gerente del after Heaven, así como el líder del grupo La Unión Insurgentes y dos de sus sicarios –ya identificados con nombre y apodo– son los cuatro hombres que aún busca la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) para cerrar las investigaciones por el secuestro y homicidio de los 13 jóvenes.

Excélsior tuvo acceso a la causa penal 247/2013 en las que se enlistan las cuatro órdenes de aprehensión pendientes.

Alejandro Mayorga Hernández,  El Alex o El Sándwich y José Salas Arreola, El Pilo, ambos formaban parte de La Unión y estaban bajo las órdenes de Javier Joel Fuentes, El Javi.  Otro de los buscados es Ismael García Polo, Polo, gerente del Heaven. Según testimonios, éste permitió a Fuentes Sánchez que perpetrara el rapto.

El cuarto prófugo es Edwin Cabrera Jiménez, El Antuán, dueño del rancho La Negra, donde ejecutaron a los jóvenes.

Este hombre era presuntamente primo de Horacio Vite Ángel,  El Chaparro, dealer asesinado afuera del bar Black, en la Condesa, el 24 de mayo de 2013. En venganza por este crimen, Antuán organizó el rapto del Heaven. 

Relacionadas

Comentarios