Helicópteros Cóndores, ‘los ángeles de acero’

Cuando no combaten el crimen salvan vidas. En 2013, realizaron 220 traslados de ambulancia aérea con un tiempo de respuesta de 5 minutos

COMPARTIR 
27/04/2014 08:03 Gerardo Jiménez

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de abril.- Además de salvar vidas atendiendo emergencias, el Agrupamiento de Helicópteros  Cóndores, cubre servicios de apoyo de vialidad y supervisa acciones policiales desde el aire, como pueden ser operativos, o detención y ubicación de presuntos delincuentes.

Durante 2013, el agrupamiento de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal realizó 220 traslados de ambulancia aérea, 83 de éstos fueron por traumatismos, 42 por quemaduras, y 26 por heridas de armas de fuego, principalmente.

En ese periodo fueron atendidos 149 adultos, 45 menores y 26 policías. En total, sus acciones realizadas suman cinco mil 820, con mil 105.34 horas de vuelo, de acuerdo con estadísticas del agrupamiento.

De enero a marzo de 2014, Cóndores ha efectuado 11 ambulancias aéreas, sumando un total, en el primer trimestre, de 325 operaciones realizadas, señalan sus registros.

Jaime Oropeza Osornio, director de Operaciones Aéreas del agrupamiento Cóndores, detalla que existe un protocolo que se debe cubrir a través de un Centro Regulador, integrado por médicos especialistas, quienes califican y autorizan
los traslados.

El helicóptero sirve de ambulancia para emergencias en las que realmente se puede recuperar el herido. Si me hablan y me dicen que hay que trasladar  a una persona que le metieron tres balazos en la cabeza, triste y desgraciadamente no es recuperable: ahí entra la valoración el centro regulador”, comenta Oropeza Osornio en entrevista con Excélsior.

Este servicio de atención prehospitalaria, recalca, es casi en ciento por ciento para personas de escasos recursos y no tiene ningún costo para quienes son  atendidos, ya que “es una política del gobierno de la ciudad”.

Al día pueden realizarse hasta tres servicios de ambulancia aérea, con un tiempo estimado de respuesta para tener contacto con el herido de cinco minutos, explica Ariel Rojas, paramédico de esta institución.

Es un traslado que ya está programado desde tierra para hacer contacto, recibir, trasladar, entregar y regresar a la base”, detalla.

Cóndores es uno de los agrupamientos aéreos que cuenta con la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para entrenar a sus pilotos y  también para operar oficialmente con un taller
mecánico propio.

“Somos un centro de adiestramiento reconocido por la DGAC, donde nosotros los pilotos damos la instrucción a nuestros pilotos, eso nos ayuda a ahorrar y a economizar mucho dinero, porque ya no tenemos que mandar a nuestros pilotos a capacitar.

“Una de las columnas vertebrales es el mantenimiento y nosotros tenemos también un taller autorizado por la DGAC, en el cual reparamos nuestros helicópteros y eso también es un gran ahorro para el Gobierno del Distrito Federal”. También capacitan ellos mismos a sus
radio-operadores, explica el director de operaciones aéreas.

De Águilas a Cóndores

El actual Agrupamiento Cóndores fue fundado en 1971 con dos helicópteros Bell 206 que prestó la Procuraduría General de la Republica (PGR) a la entonces Dirección General de Policía y Tránsito de la administración del Distrito Federal.

Con ese equipamiento empezaron las vigilancias aéreas sobre la Ciudad de México  bajo el nombre de Águilas.

Durante el sexenio del presidente José López Portillo, se adquirieron cuatro helicópteros Aerospatiale AS-350 Ecureuil.

Así fue como desde hace más de 20 años comenzaron a realizarse rescates entre los que sobresalieron las ambulancias aéreas, recuerda Oropeza
Osornio.

Al término del sexenio, el agrupamiento cambió de nombre a Cóndores para diferenciarse de la Policía Federal de Caminos, que también se hizo llamar Águilas.

Actualmente trabajan en este agrupamiento 105 personas, de ellos 18 son pilotos, 11 paramédicos, tres médicos, 37 mecánicos y el resto se integra entre personal administrativo e ingenieros en aeronáutica.

Entre sus aeronaves cuentan con un Bell 206, de cuatro plazas; un L4, de seis pasajeros; dos AS 350, de cinco plazas; tres AS 355, de cinco plazas y un Bell 412, de 13 plazas.

“La satisfacción es responder inmediatamente a los requerimientos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, que es activar a los helicópteros en cuanto se necesitan, acudir y cumplir la misión sin ningún problema”, remata, no sin orgullo, el rescatista Ariel Rojas.

 

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red