Una Pasión donde cada familia carga su cruz

Los García participaron con 15 nazarenos, quienes cargaron más de una tonelada de madera, apoyados por hermanos, primos, hijas y sobrinas

COMPARTIR 
19/04/2014 02:26 Arturo Páramo

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de abril.- La familia García participó con 15 nazarenos para La Pasión de Iztapalapa.

En total, los hombres cargaron más de una tonelada de madera por las calles del Barrio de San Lucas hasta llevar sus maderos al Cerro de la Estrella. En todo el camino fueron apoyados por hermanos, primos, hijas, sobrinas.

La Pasión de Iztapalapa vale por su gente, por las familias que se vuelcan para salir a la calle y ser partes activas de esta representación.

6 metros de largo y 3.60 de ancho tiene la  cruz de “Cristo”

Diez hombres que habitan el Callejón del 57 en el Barrio de San Juan también tienen la costumbre de salir en grupo con sus cruces de 100 kilos en promedio para integrarse a la marabunta de nazarenos vestidos de púrpura que acompañan a Jesús en su recorrido.

La participación en los cuadros bíblicos o como nazareno o virgen en la Pasión tiene más que ver con la tradición familiar que con el pago de mandas.

Sergio Ortega carga una cruz que ha utilizado durante 15 años.  El madero ya muestra rajaduras y está carcomido por la humedad. A su lado le acompaña su hijo Dante, de tres años, quien lleva una cruz que bien podría clavar en la cabecera de su cama.

12 mil 500, los atendidos por insolación y cortaduras 

“Yo no le dije que lo hiciera, él lo pidió”, dijo Sergio, quien vive en la calle Mariano Escobedo, por donde transcurre el Vía Crucis cada Viernes Santo. De ahí le vino la tradición a él, y de verlo cada Semana Santa vestido de nazareno y cargando la cruz le vino el deseo a su hijo Dante.

La Pasión se nutre de mandas de los participantes, pese a que en los hechos esta representación no es avalada o autorizada por la Iglesia católica.

José Ismael, por ejemplo, realiza el recorrido para agradecer que a su hijo le fue declarada desaparecida la epilepsia con que había nacido.

15 años ha utilizado Sergio Ortega el mismo madero

O Marco, que carga la cruz que pesa el doble que él, para pedir por el descanso del alma de su tío recién fallecido; o Ascensión, que mientras carga su propia cruz escolta a su hijo Michel y a su sobrino Johnatan, de 9 y 7 años respectivamente, que cargan sus cruces.

La más vigilada

La 171 Pasión de Iztapalapa  inició con retraso. Mientras los nazarenos ya se encontraban en camino rumbo al Cerro de la Estrella, Eduardo Guzmán Flores, quien personificó a Jesús de Nazaret, comenzaba el recorrido hacia el Palacio de Herodes para ser juzgado, azotado y condenado a muerte.

El Vía Crucis inició con hora y media de retraso y ha sido la edición más vigilada por la policía de la Ciudad de México. Fueron colocadas vallas metálicas para impedir el paso de personas ajenas a la representación durante el desarrollo del Vía Crucis.

Elementos del Cuerpo de Granaderos formaron vallas impenetrables en las calles por donde se desarrolló el recorrido, para impedir que más gente se integrara al contingente.

En el cruce de la calle Cerro de la Estrella y Ermita Iztapalapa, el filtro de los granaderos sólo permitió el paso de actores, romanos a caballo y nazarenos hacia el Cerro de la Estrella.

Ahí ocurrió un enfrentamiento con un grupo de jóvenes que intentaban a toda costa seguir al lado del Cristo de Iztapalapa.

Ya en el cerro, Eduardo Guzmán, en su personaje de Jesús de Nazaret, expiró a las 16:50 horas. Del Cerro de la Estrella fue llevado al sepulcro habilitado en la plaza Cuitláhuac, mientras una llovizna caía sobre la zona centro de Iztapalapa.

Este sábado se desarrollará por la noche el cuadro bíblico de la Resurrección, dando por concluida la edición 171 de La Pasión.

 

Reportan saldo blanco

Las autoridades delegacionales reportaron saldo blanco durante la 171 representación de La Pasión de Cristo en Iztapalapa. El jefe delegacional, Jesús Valencia, explicó que no hubo personas detenidas por parte de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

No obstante, se registró un enfrentamiento entre jóvenes y granaderos en la confluencia de las calles Hidalgo y Camino Cerro de la Estrella la cual concluyó con el aislamiento de los rijosos.

“De repente se juntan grupos de jóvenes, 20, 30 jóvenes. Van, digamos, con la idea de pasar o subir al Cerro de la Estrella, van empujando todo lo que se les pone en el camino, van en el anonimato, tienen una estrategia.

“El año pasado tuvimos alrededor de seis enfrentamientos de ese tipo, hoy solamente tuvimos uno”, detalló el funcionario.

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal señaló que del Domingo de Ramos y hasta el Viernes Santo utilizó 17 mil policías para cuidar Iztapalapa. El Jueves Santo desplegó cinco mil agentes y el Viernes Santo 11 mil.

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal desplegó siete unidades móviles, 14 oficiales secretarios, 13 ministerios públicos y 850 elementos de la Policía de Investigación.

En tanto, la delegación Iztapalapa utilizó a 4 mil 500 trabajadores para cubrir la asistencia al evento, la cual fue copiosa y rebasó las dos millones de personas.

“Tuvimos la asistencia durante el recorrido y en el Cerro de la Estrella de un millón 600 mil personas, más lo que se tuvo en el Domingo de Ramos y en el Jueves Santo, rondamos poquito más de las dos millones de personas que asistieron a esta 171 representación de La Pasión de Cristo en Iztapalapa”, explicó Jesús Valencia.

Los miembros del Comité Organizador agradecieron el apoyo de la delegación y el gobierno de la Ciudad de México y aunque admitieron un atraso durante las actividades, aseguraron que todo se desarrolló conforme a lo planeado.

El Jueves Santo se registraron dos traslados hospitalarios, pero el Viernes Santo no hubo lesiones de gravedad y ninguna persona fue llevada al hospital.

No obstante, Jesús Valencia admitió que 12 mil 500 personas fueron atendidas por insolación, deshidratación, ampollas en los pies y golpes varios, principalmente.

“Me están informando 12 mil 500 atenciones médicas, todas en el sitio, tienen que ver con problemas de algunos nazarenos en sus pies, algunas insolaciones pero no hubo ningún traslado”, puntualizó el jefe delegacional.

 

Los otros Vía Crucis

En Azcapotzalco, la Procesión del Jesús del Calvario, la presencia de encapuchados, apóstoles, soldados romanos, creyentes, visitantes, flores, veladoras e imágenes religiosas, son parte de lo que se vivió en el tradicional Vía Crucis que habitantes del pueblo de San Juan Tlihuaca realizan desde hace más de 60 años.

Las actividades iniciaron el Viernes Santo con el sonido de los tambores de los soldados romanos que anunciaron la salida de la Procesión del Jesús del Calvario del atrio de la iglesia en donde, a diferencia de otras representaciones, se lleva a un Cristo con articulaciones en los brazos, hecho de yeso y madera.

Una de las principales atracciones de este recorrido fueron los hombres y mujeres que vestidos con túnicas y capuchas picudas blancas y negras participan, en la mayoría de los casos, con la intención de cumplir  una manda.

En Tlalpan mientras tanto, cerca de 2 mil personas realizaron una procesión con la escenificación de la Pasión de Cristo, desde avenida México Ajusco, pueblo de San Miguel Xicalco, hasta la parroquia de Santo Tomás de Ajusco.

Por la noche realizaron la Procesión del Silencio, recorriendo las calles del pueblo tocando únicamente un tambor al tiempo que llevan en hombros la figura de Cristo cubierto con una sábana blanca.

Por otra parte, luego de la escenificación realizada en la Catedral Metropolitana, los actores de la Compañía Nacional de Teatro Clásico Fénix Novohispano reportaron el robo de algunas de sus pertenencias.

Policías federales tuvieron que cerrar las rejas de la iglesia para hacer una revisión a los feligreses que se retiraban del acto.

 —De la Redacción

 

Comentarios

Lo que pasa en la red