DUSSELDORF, Alemania, 2 de septiembre.- La selección de Argentina intentará ser ofensiva pero buscará un equilibrio que no le genere "consecuencias fatales" en el amistoso del miércoles ante Alemania, dijo el entrenador Gerardo Martino.

Argentina y Alemania se enfrentarán el miércoles en Düsseldorf, en el primer compromiso para ambos desde que el equipo germano se impuso 1-0 al sudamericano en la final del Mundial de Brasil.

Seguramente, jugaremos con un 4-3-3 modificable de acuerdo a cómo se estructure el mediocentro de Alemania. La intención es ser protagonista del juego, tener la pelota", dijo Martino en conferencia de prensa.

"Cuando uno quiere jugar tan arriba suele tener consecuencias fatales, por esto hay que ser equilibrados para no sufrirlas", agregó.

Martino, que llevó a la selección de Paraguay a los cuartos de final en el Mundial Sudáfrica 2010, desestimó que el partido sea una revancha de la final de la Copa.

"El partido con Alemania no tiene nada que ver con lo que sucedió en la final del Mundial", dijo terminante Martino, que no podrá contar con el astro Lionel Messi, lesionado.

Sobre el equipo argentino, al que dirigirá por primera vez, Martino resaltó la herencia que le dejó el anterior entrenador Alejandro Sabella.

"De afuera vi un grupo homogéneo, fuerte. Ese es uno de los hechos más importantes que un técnico aprovecharía de la gestión anterior", señaló.

Además de Messi, el técnico argentino no podrá contar con el delantero Rodrigo Palacios, el mediocampista ofensivo Maximiliano Rodríguez y el defensor Ezequiel Garay, mientras que está en duda la participación del atacante Ezequiel Lavezzi.

Martino convocó a Erik Lamela y Nicolás Gaitán para suplir a algunos de los lesionados.

ald