CIUDAD DE MÉXICO, 31 de agosto.- El invicto del América se acabó por los pies de Dante López, un jugador incombustible al que la afición de Pumas suele cuestionar por su baja productividad de goles. El paraguayo, a quien el técnico Guillermo Vázquez le tiene una fe ciega, pegó un zapatazo en el minuto 89 que desvió el defensa Paolo Goltz, y que a su vez dejó sin oportunidad a Moisés Muñoz de reaccionar, y puso el 1-0 para teñir el clásico de la capital de azul y oro cuando pintaba para quedar en paridad, sin anotaciones, a pesar de que los dos planteles tuvieron un despliegue físico importante.

Se esperaba un partido inclinado hacia el lado azulcrema, pero no fue así y eso llevó a que se viera un partido interesante. Guillermo Vázquez sorprendió de arranque con un planteamiento en el que presentó a Eduardo Herrera y Dante López, dos delanteros con potencia física que sirvieron para buscar balones por arriba y para mermar a la lenta zaga local.

La apuesta llevó a que las Águilas no se lanzaran al ataque como lo hacen comúnmente. Se vio un partido equilibrado, en el que el equipo de casa apenas fue mejor en la primera parte.

Las Águilas se debieron espabilar, meter presión y refugiarse en la mayor calidad de sus elementos para nivelar el partido.

Notable fue la actuación de Michael Arroyo, que se deslizó por la banda izquierda cuantas veces quiso, lo que le dio para surtir constantemente de balones a sus compañeros en el ataque. Le ayudó ver a Miguel Layún con su constante ida y vuelta por la misma pradera para que las opciones más nítidas fueran suyas.

En una jugada trabajada por el sector izquierdo fue como el once de Antonio Mohamed encontró sus mejores opciones en la primera parte. Layún se agregó, recortó al centro como suele hacerlo, sacó un riflazo que rechazó Alejandro Palacios, pero Luis Gabriel Rey desperdició el balón que le regaló el cancerbero con un tiro que se fue desviado. El naturalizado mexicano anda mal, pero el técnico azulcrema le tiene confianza.

En la complementaria, el partido se hizo más parejo sin que ninguno de los dos lograra acercarse con una acción bien tejida al arco rival, más denso, salvo en los últimos 15 minutos. Los únicos jugadores que intentaron cambiar el guión fueron Arroyo y Daniel Ludueña, aunque el más ingenioso fue el felino, que le puso un balón a Dante para que fusilara a Muñoz, pero el portero le tapó su tiro.

Llegaron los cambios y con ellos mejoró el espectáculo. Las Águilas buscaron con Peralta y  Martín Zúñiga e insistieron con Michael Arroyo. Todos ellos tuvieron oportunidades de abrir el marcador, aunque carecieron de puntería.

Aprovecharon los Pumas en una descolgada que acabó en los pies de Dante López, quien coronó una actuación notable con el gol de la victoria para su equipo. Le dio a su cuadro la confianza que había perdido.

Para recordar

Fue un duelo atractivo en el Azteca.
 

La figura. Dante López se inventó jugadas y desgastó a la zaga de las Águilas. No sólo cumplió con ello, sino que su gol le da ánimos a Pumas para salir de su crisis deportiva. 

Lo lamentable. Con portería abierta y la defensa a destiempo, Rey falló la más clara del partido.

Lo destacado. Dos partidos de liga le bastaron a Memo Vázquez para darle identidad de equipo a los Pumas.

 

 

Derrota... de rebote; habla Mohamed

La derrota ante Pumas generó molestia entre los integrantes del América, que la explicaron con la falta de contundencia que tuvieron en un partido que a su parecer debieron de ganar.

El técnico Antonio Mohamed explicó que su plantel generó “ocho o nueve opciones de gol” que no fueron aprovechadas, mientras que los universitarios con “dos de las cuales aprovecharon una” se quedaron con las tres unidades.

“Por un rebote perdimos el partido, la verdad. Estamos muy tristes por el resultado. El equipo tuvo lapsos muy buenos, generamos opciones de gol y las fallamos. Ellos llegaron dos veces al arco en el partido, pero está bien el resultado”, argumentó el estratega.

Si bien presumió tener confianza en sus delanteros, en específico en Luis Gabriel Rey, quien falló una opción nítida en la primera mitad, aceptó estar inquieto por su falta de gol, aunque, dijo,  “tengo esperanza en que podremos corregirlas y que podamos encontrar el arco”.

Por su parte, Paolo Goltz, quien desvió el tiro de Dante López con el que los felinos ganaron el partido, reiteró lo dicho por Mohamed.

“En el último minuto nos ganan el partido y por méritos nos correspondía el triunfo. Creamos muchas opciones de gol que no pudimos convertir. Por un remate que le desvío a Moi nos terminan ganando”, comentó.