CIUDAD DE MÉXICO, 30 de agosto.- Cuarenta años después México vuelve a escribir otro capítulo en su historia mundialista. El equipo que dirige Sergio Valdeolmillos, sustentando en los jugadores con experiencia NBA, Gustavo Ayón y Jorge Gutiérrez, busca a partir de hoy la calificación a una segunda fase por primera vez en la historia del basquetbol nacional cuando comience su camino en la justa de España 2014.

El combinado nacional tuvo en Puerto Rico su última participación a nivel global, quedando en la novena posición. Ahora comenzará apenas su quinta participación mundialista con un grupo cargado de anhelos tras sus más recientes resultados internacionales.

El primer rival es Lituania, uno de los cuadros que se encuentra entre los favoritos a levantar el título. La misión de avanzar dentro del Grupo D la podría lograr el cuadro tricolor con dos victorias, dentro del sector en el que también están Australia, Eslovenia, Corea del Sur y Angola.

México regresa al Mundial luego de llevar un paso ascendente en los últimos años tras la plata conquistada en los Panamericanos de 2011 y de sorprender el año pasado y ganar el Premundial realizado en Venezuela, un torneo al que el país accedió porque el representativo de Panamá fue sancionado por la FIBA Américas. Bajo el mando del español Valdeolmillos el conjunto mexicano ganó el título del torneo y Ayón fue reconocido como el Jugador Más Valioso tras vencer en la final a Puerto Rico.

Tras la corona continental, las autoridades prometieron respaldo, continuidad en el banquillo y solución a los problemas administrativos, que durante 15 años mantuvo al basquetbol nacional inmerso en malos resultados.

Ayón asumió el liderazgo del grupo, que en su mayoría juega en la Liga Nacional de Basquetbol Profesional (LNBP) y su influencia ha ido más allá de la duela al ser quien ha conseguido apoyos económicos para que los jugadores cuenten con viáticos previo al Mundial. A pesar de que Ayón apenas volvió a las duelas tras una cirugía en el hombro derecho, ha seguido como la piedra fundamental del equipo que hace unas semanas conquistó el torneo Centrobasket, en Nayarit.

“Vamos a dar una grata sorpresa en el Mundial. El equipo está unido y mentalizado de que podemos cambiar la historia del basquetbol mexicano”, comentó Ayón sobre el reto mundialista.

Valdeolmillos, más cauteloso, ha dicho que el objetivo es avanzar a una segunda ronda.

México llega al Mundial con la ausencia de Lorenzo Mata, uno de los elementos más importantes a la defensiva y el motor para la medalla de los Panamericanos de Guadalajara. También perdió en el camino a Noe Alonzo, hombre de experiencia en eventos internacionales.

México se concentró en Granada, ciudad de origen de Valdeolmillos, y disputó partidos amistosos contra Senegal, Croacia y Ucrania, todos con derrota.

Para México comienza una nueva etapa con un grupo que padeció los problemas federativos, pero que ahora desea superar esas carencias para mostrar su calidad al mundo.

 

Anfitrión poderoso

España, equipo anfitrión del Mundial, podría ser el verdugo que le quite el título a Estados Unidos. Como local no dejó a ninguna de sus estrellas a un lado y, sobre el papel, es una de las selecciones mejor armadas  con figuras como Marc Gasol y su hermano Pau, Ricky Rubio y Serge Ibaka.

La primera fase no será sencilla para los locales que tendrán que enfrentar a Serbia, Francia y Brasil, estas dos últimas entre las contendientes al título.

España ha demostrado superioridad sobre los rivales que ha tenido enfrente en duelos de preparación: Senegal, Argentina y Turquía, a los que venció con diferencias arriba de las 20 unidades. También batió a Canadá, Angola y Croacia.

Brasil también llega bien armado para la justa mundialista, aunque su ranking internacional (10) no los favorece. Con cuatro jugadores de la NBA (Leandro Barbosa, de los Soles; Anderson Varejao, de los Cavaliers; Nené, de los Wizards, y Tiago Splitter, de los campeones Spurs, además de otras estrellas como Marcelo Huertas, que está en el Barcelona y el veterano Marcelinho.

Francia, que el año pasado tuvo un logro histórico al ganar el Eurobasket 2013, eliminando a España en la semifinal, tendrá un camino complicado entre los favoritos. Las bajas de Tony Parker y Joakim Noah, aunado a la lesión de Nando de Colo, afectan al monarca europeo. Los galos se han visto en la necesidad de confiar la responsabilidad en otras estrellas de
la NBA, como Boris Diaw, quien se incorporó hasta la recta final de la preparación, después de recibir el permiso de los Spurs. Rudy Gobert y Nicolas Batum, de los Blazers, serán sus otras figuras.

Argentina, ubicada en el tercer lugar del ranking, llega con un equipo disminuido. La llamada Generación dorada enfrentará el que podría ser su último compromiso junta tras ganar el oro en los Olímpicos de Atenas 2004 y el subcampeonato del mundo en Indianápolis 2002. Las ausencias de Ginóbili, Delfino y Juan Gutiérrez siembran dudas, pero los vetaranos Scola, Leonardo Gutiérrez, Walter Herrmann y Pablo Prigioni (37), serán su fortaleza.

 

 

El reto del campeón

Estados Unidos llega a España buscando la defensa del campeonato, pero ahora no tendrá un sencillo camino en busca de la corona.

La baja de Paul George por lesión y las ausencias de jugadores como Kevin Durant y Kevin Love, que obligaron a presentar una lista completamente distinta a la que dio en un inicio el coach Mike Krzyzewski, dejan dudas de si el “mejor equipo del mundo” podrá volver a casa nuevamente con el trofeo.

Después de que Estados Unidos fallara en conseguir el título en el Mundial de Japón 2006 y se tuviera que conformar con el tercer lugar, al igual que dos años antes en el Juegos Olímpicos de Atenas, se optó por un cambio drástico. Ese año Joe Colangelo llegó como director de la selección y Krzyzewski como coach.

En lugar de conformar un equipo sólo de súper estrellas, Colangelo y Krzyzewski optaron por desarrollar a los jugadores que mejor podrían trabajar en la selección. Fue así que Estados Unidos recuperó el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012.

En el Mundial de Turquía 2010 ganó el título que se les había negado en 16 años, con un equipo alterno, después de que 10 jugadores declinaran participar. En esa ocasión el equipo estuvo conformado por jugadores como Kevin Durant, Rose, Russell Westbrook, Stephen Curry, Kevin Love y Rudy Gay

De este cuadro, sólo Derrick Rose, quien está de vuelta en la duela tras una lesión que lo dejó fuera casi toda la pasada temporada, y Stephen Curry, estrella de los Guerreros de Golden State de la NBA, repiten en el róster.  Estados Unidos tiene ahora un cuadro plagado de jóvenes promesas, como el centro Andre Drummond o el guardia James Harden, quienes han destacado en la NBA, pero ahora afrontan su mayor reto a nivel internacional.

Estados Unidos luce para no tener problemas en dominar su grupo en el que están República Dominicana, Finlandia, Nueva Zelanda, Turquía y Ucrania, pero un cruce en las siguientes fases frente a cuadros como Brasil, España o hasta Argentina pondrán a prueba sus verdaderas opciones para aspirar a revalidar el cetro de monarcas mundiales.