CIUDAD DE MÉXICO, 24 de agosto.- Cruz Azul detuvo la racha de cuatro partidos sin derrota que tenía el Querétaro y consiguió su segunda victoria consecutiva en la cancha del estadio Azul, mojada ayer por un  tremendo aguacero.

La Máquina mejoró la precisión y velocidad de sus pases, supo encontrar el menor espacio y atacó por ahí, cuando su rival trataba de acomodarse en el campo. El ensayo de disparos empezó por el argentino Mariano Pavone, quien desde el minuto uno, con más esfuerzo físico que habilidad individual, fue llevando a los zagueros queretanos hacia atrás, permitiendo que tanto Mauro Formica como Marco Fabián se sintieran cómodos en sus llegadas por las bandas.

Pavone lo intentó un par de veces seguidas: primero con un disparo de larga distancia y luego con un sombrerito que salió desviado de la portería. El Tanque quiso tirar de nueva cuenta en otra jugada, pero recibió una falta de Yasser Corona que fue marcada como penal.

El encargado de cobrarlo y anotarlo fue Rogelio Chávez, a los nueve minutos.

Pero los Gallos volvieron a dar muestra de un nivel de lucha constante y poco a poco, sin tomar en cuenta el marcador, le quitaron el balón a los locales para llevarlo a una zona más cercana a la portería de Jesús Corona.

Sinha se encargó del equilibrio en el medio campo y Camilo Sanvezzo de los desmarques, confundiendo a los zagueros celestes de las tareas que debían cumplir y las posiciones de las que estaban encargados.

Sanvezzo logró burlar a Julio César Domínguez con un par de movimientos y entró al área perfilado, enviando un disparo raso y colocado que dejó las cosas igualadas a los 31 minutos.

A partir de entonces, los dirigidos por Ignacio Ambriz emplearon su mejor futbol y lograron meter en su campo a los locales, dándose el lujo de desaprovechar un mano a mano de Danilinho frente a Corona.

El descanso pareció servirle más a la Máquina para reordenar sus principios de juego, sobre todo después de que su confianza por atacar terminó siendo la mínima parte que la del inicio.

El técnico Luis Fernando Tena ajustó su planteamiento ingresando a Christian Giménez e Ismael Valadez, en ese afán de descomprimir la presión con una victoria. Finalmente lo logró hacia el final del encuentro, gracias a que el ecuatoriano Joao Rojas aprovechó un rebote en el área y empujó el esférico de cabeza.

Los Gallos resintieron el golpe, pero no se ahorraron nada y buscaron, con centros y jugadas rápidas, acercarse con peligro al arco de los locales. Sin embargo, a pesar de que adelantaron líneas y controlaron los ataques en su campo, no tuvieron la misma suerte que en el primer tiempo y sufrieron la expulsión de Yasser Corona antes del silbatazo final.

 

Reconoce a su equipo

Ignacio Ambriz, entrenador del Querétaro, se mostró inconforme por haber perdido en los últimos minutos, pero rescató el respeto que se ha ganado su equipo frente a rivales de gran importancia.

“Esto no es de merecerlo, sino de lograrlo, ambos equipos tuvimos opciones de gol, pero nosotros no fuimos tan certeros como en otras veces”, aseveró al analizar lo ocurrido en la cancha del Azul.

El estratega reconoció la labor de sus jugadores y expuso que la cara nueva de este equipo impone respeto cuando se para en canchas rivales.

“Intentamos cambiarle la historia a este club. Antes nos veían menos y poco a poco vamos ganando respeto con orden e intensidad”, señaló.

Tras recordar las jugadas de gol que pudieron darle un mejor resultado a los Gallos en el primer tiempo, Ambriz subrayó que deberán trabajar la contundencia para evitar que los puntos se les escapen.

“Nos falta contundencia, por lapsos manejamos bien el partido, no dejamos funcionar a Cruz Azul, pero nos equivocamos en una pelota que no pudimos despejar”, señaló.

Finalmente, elogió la labor de Sinha en el mediocampo. 

“Nos dio mucho control, sin embargo, viene saliendo de tres cirugías y habíamos quedado que jugaría sólo 60 minutos. Al final, fueron 70”, agregó.

 

Adquirirán confianza

Consciente de que el nivel futbolístico de Cruz Azul sigue lejos de lo que él pretende, el técnico Luis Fernando Tena confió en que la victoria les servirá para adquirir confianza de cara a las siguientes fechas del torneo.

“Es muy importante por las circunstancias que había en el entorno y por el rival, que fue muy fuerte. Seguimos lejos del nivel que este equipo puede mostrar, pero los jugadores se entregaron y lucharon hasta que consiguieron el triunfo”, mencionó.

El Flaco resaltó el desempeño que tuvo Christian Giménez en el segundo tiempo y adelantó que podría volver al cuadro titular, en busca de encontrar variantes.

“Físicamente está bien, ha levantado la mano para volver a la titularidad. El balón pasó mucho tiempo por él y ocasionó varias jugadas de gol. Es un jugador muy importante”, apuntó.