CIUDAD DE MÉXICO, 20 de agosto.- El holandés Max Verstappen se convertirá en el piloto más joven en la historia de la Fórmula Uno, cuando debute a sus 17 años en el Gran Premio de Australia de 2015 con la escudería Toro Rosso. El sueño: ser campeón del mundo.

El contrato que lo une a la escudería lo firmó la semana pasada.

Al principio no me lo podía creer, pero estoy más que contento, contentísimo”, mencionó.

Apenas con un año en la Fórmula 3, el joven piloto asegura que todo pasó muy deprisa para dar el salto al Gran Circo y la edad no importa para correr.

Dentro de sus expectativas para 2015, el holandés se marca ser sólido y no cometer muchos errores, pero en un futuro sueña con proclamarse campeón del mundo.

Para su debut del próximo año, Max Verstappen afirma que se debe de entrenar mucho sin descuidar lo físico.

“En la F1, lo fundamental para un piloto es el cuello porque tras una hora de conducción y con tantas fuerzas y semejante potencia a la espalda, se resiente. Será uno de los detalles más difíciles, hay que trabajar muy duro ahí”, dijo.

ald