CIUDAD DE MÉXICO, 10 de agosto.- México irá a los Juegos Olímpicos de la Juventud, a celebrarse en Najing, China, entre el 16 y el 28 de agosto, con el reto de superar las siete preseas que consiguió en las justas de Singapur, en 2010. Para ello hay 10 cartas fuertes en la delegación, de acuerdo al análisis realizado por la jefatura de misión.

Las fortalezas nacionales están en atletismo, levantamiento de pesas femenil, taekwondo femenil, clavados, esgrima y tiro deportivo, mientras que en otras disciplinas podrían haber sorpresas debido a que son formatos inusuales (pista en forma de ocho en canotaje), competencias por equipos continentales (triatlón y pentatlón) o la primera vez que participan (golf).

La delegación superó la meta de 70 integrantes debido a la clasificación de deportes de conjunto: futbol femenil (18) y hockey sobre pasto varonil (9); en el primero México acude por invitación directa de la Conacacaf, y en el segundo por descarte de otros países, pero en ambas disciplinas no está clara la expectativa de las autoridades.

En conjuntos es muy difícil, más en estas edades porque no sabemos la calidad de los otros países. Son deportes en los que todo el mundo aspira a ganar una medalla por el desconocimiento del rival, por ejemplo futbol no sabe realmente con quién se va a enfrentar”, admitió Ricardo Probert, jefe de la delegación.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud son una competencia en 28 deportes olímpicos para atletas menores de 18 años y, de la misma forma que los mayores, se realizan cada cuatro años, con un programa de competencias y otro cultural para los deportistas.

Este es, sin duda, uno de los semilleros más importantes para nuestro país”, dice Jesús Mena, director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

“La madurez de esta delegación la estimamos para las Justas Olímpicas de 2020”, afirma Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), sobre la posibilidad de que estos juveniles lleguen a formar parte de una delegación olímpica en categoría mayor.

Las expectativas nacionales están basadas en resultados de competencias internacionales, marcas personales y cualidades por el momento en que llegarán a la justa, aunque el formato de competencia, más recreativo que en otras pruebas, impide tener un parámetro claro de los  resultados que se pueden esperar con base en un análisis.

No es homogéneo este evento. Lo que buscamos es sembrar un futuro promisorio, teniendo atletas, que con una participación olímpica a los 17 años, aspiren en 2020 a un resultado olímpico élite mejor”, afirma Othón Díaz, subdirector de Calidad para el Deporte de Conade.

Los primeros Juegos Olímpicos de la Juventud fueron más de participación y no de nivel competitivo, pero en esta edición va a crecer; los países, sobre todo las potencias, ya están invirtiendo cantidades enormes en sus jóvenes y, seguramente, el nivel competitivo será mayor cada cuatro años”, augura Díaz.

El grueso de la delegación mexicana tiene planeado viajar a China el 10 de agosto y regresarán al término de la justa porque deben permanecer en la villa de atletas hasta el final de las competencias.