LONDRES, 5 de julio.- La checa Petra Kvitova conquistó por segunda ocasión el torneo de Wimbledon al aplastar a la joven canadiense Eugenie Bouchard por 6-3 y 6-0, en apenas 55 minutos de partido.

Con un juego demoledor, la número seis de la clasificación de la WTA reeditó el título que ganó en 2011 en el pasto londinense y dejó sin ninguna opción a una de las estrellas en ascenso del circuito femenil.

No puedo decir que es más especial que la primera vez, pero tener después de tres años otra vez el título es increíble. Deseaba estar aquí nuevamente”, celebró Kvitova con la voz entrecortada.“Es mi segundo título, así que espero que sea más fácil para mí en el futuro.”

La canadiense, de 20 años, llegaba a la final con el aura de su fulgurante irrupción en la élite, pero se topó ante una rival imparable.

Siento que voy en buena dirección”, dijo Bouchard. “Felicitaciones a Petra. Fue realmente duro para mí, pero estoy contenta por cómo jugué estas semanas”.

La zurda checa, de 24 años, superó en potencia a su rival desde el inicio y jamás aflojó.

Kvitova aprovechó el inicio dubitativo de Bouchard, quien jugaba su primera final de Grand Slam, y quebró en el tercer game del partido con un gran passing de revés.

La checa volvió a adueñarse del frágil saque de la canadiense y se puso 5-2 arriba. Alentada por el público, Bouchard mostró, entonces, algunos destellos de su talento y recuperó el quiebre. Pero la checa reaccionó y se llevó el parcial sin inconvenientes.

Si el primer set resultó sencillo, el segundo lo fue mucho más para Kvitova, quien no cedió ni un game y logró sentenciar el encuentro antes de que la lluvia, que comenzaba a caer en Londres, obligara a desplegar el techo corredizo. La checa conquistó así su segundo título de Grand Slam y el duodécimo de su trayectoria.

Fue uno de los mejores partidos que he jugado. Sabía que podía jugar bien en pasto, pero realmente lo hice muy bien. Sabía exactamente lo que tenía que hacer para vencerla”, aseguró la campeona.