CIUDAD DE MÉXICO, 3 de julio.- El piloto brasileño Felipe Massa nunca ha sido campeón de la Fórmula 1, de hecho, tampoco es el más carismático de la parrilla de salida, es de hecho el último brasileño que queda en la máxima categoría tras una generación de su país que se ha desvanecido; pero también, ha sido el más cercano de toda esa lista en llevar de nueva cuenta a su nación a tener de nueva cuenta un campeón del mundo.

El Gran Premio de la Gran Bretaña, novena fecha de la temporada 2014 de la categoría, marcará la arrancada número 200 del competidor de 33 años nacido en Sao Paulo, y con ello estará a sólo 10 carreras de ingresar al top 10 de los pilotos con más salidas en la serie, un número que alcanzará, si nada cambia, al final de la campaña en noviembre próximo en Abu Dhabi.

Dentro de sus 199 pruebas disputadas existen todo tipo de historias alrededor de él, pero en su gran mayoría, se encuentra la mala suerte, la misma que le hizo soñar poco más de un minuto con haber conseguido el título mundial en el Gran Premio de Brasil 2008, para después, recibir un trago amargo cuando el inglés Lewis Hamilton, en aquel tiempo en McLaren, adelantó sin complicaciones al alemán Timo Glock (Toyota) para ascender a la sexta plaza y convertirse en monarca del orbe.

Esa misma mala suerte le impidió convertirse en el hombre fuerte de Ferrari en 2007, tras la salida del alemán Michael Schumacher, quien fue su protector durante 2006, y también lo llevó a tener un inicio de temporada para el olvido en el 2009, año en que se esperaba, tras haber sido subcampeón, su despegue como un contendiente permanente de la serie, sin embargo, cuatro carreras sin sumar puntos le quitaron esa posibilidad.

Esa falta de ángel, como se dice coloquialmente, lo puso a prueba cuando un resorte de una suspensión le impactó y perforó su casco en la sesión de clasificación  de Hungría 2009, una lesión que no únicamente lo dejó fuera del resto del campeonato, sino que cambió su estilo de manejo.

Aquel Massa agresivo, dispuesto a hacer cualquier cosa para cumplir su labor de escudero ya no existió más, y Fernando Alonso fue víctima de ello cuando necesitó quien le cubrirera la espalda en Ferrari.

Pero el paso de este nacido en Sao Paulo tiene momentos brillantes, como haber sumado puntos en apenas su segunda carrera dentro de la Fórmula 1, Malasia 2002 con Sauber, o contar con 11 victorias, la primera obtenida en Turquía 2006. Junto a ello acumula 36 podios; la última visita al top tres data de mayo de 2013.

Ahora, sin las ataduras de Ferrari, Massa vive un renacimiento con Williams. Noveno del campeonato ya saboreó de nueva cuenta lo que es una pole position, y ahora espera regresar a lo más alto del  podio.