SALVADOR, 1 de julio.- Bélgica tiene la firme convicción de pasar a cuartos y emular la hazaña de los Diablos Rojos en el Mundial de México 86.

Pero enfrente tendrá a una selección animada por la ambición de su técnico, el alemán Jürgen Klinsmann, que ya avisó que su “sueño americano” es llegar a la final en el Maracaná.

Para el encuentro en el Arena Fonte Nova, de Salvador de Bahía, el técnico Marc Wilmots aún busca su once titular, aunque aclaró que todos sus futbolistas tienen la calidad necesaria para jugar.

Tengo 23 jugadores. Sería estúpido de mi parte no utilizarlos si son los más adecuados para uno u otro rival. Mi once inicial nunca es el mismo, ya que el adversario no es el mismo”, afirmó Wilmots.

El belga no podrá contar con el defensor Anthony Vanden, que se fracturó el tobillo en la victoria del jueves por 1-0 sobre Corea del Sur. Además, el capitán Vincent Kompany está en duda por una lesión en la ingle mientras que el defensor Thomas Vermaelen tiene un problema en el muslo, y no podrá Steven Defour, sancionado.

Por el momento Wilmots prefiere mantener a Divock Origi en la banca. El delantero de 19 años fue el artífice del triunfo de 1-0 ante Rusia, en Río de Janeiro.

“A veces queremos tener un factor sorpresa”, dijo Wilmots del jugador del Lille francés. Esto podría significar el regreso de Romelu Lukaku, a quien había reemplazado Origi en el último partido.