BRASILIA, 30 de junio.- Didier Deschamps, técnico de la selección francesa, destacó que el enfrentamiento ante Nigeria será de “vida o muerte”  para continuar con sus aspiraciones en la competencia mundialista.

Terminada la fase de grupos, el exfutbolista galo recordó que “ya no hay segundas oportunidades y por ello, ahora mismo, mi única preocupación es el partido ante los nigerianos”, que tendrá lugar en el estadio Mané Garrincha.

Sobre las Águilas Verdes, Deschamps enfatizó que se trata de “un equipo muy atlético y fuerte físicamente, con una defensa bien organizada y un ataque compuesto por dos delanteros  muy rápidos: Emmanuel Emenike y Ahmed Musa”.

Admitió, además,  que las condiciones climáticas  pueden ser “duras” para sus futbolistas, especialmente debido al calor y la humedad.

Será difícil. Durante los últimos tres días nos hemos estado preparando para ello, cambiando nuestros horarios y trabajando a esa misma hora del juego”, agregó.

Aunque no quiso revelar el planteamiento táctico que aplicará en el partido ante las Águilas Verdes, el entrenador admitió que le gustaría “tener el control del balón” para así poder imponer su juego y jugar con tranquilidad.

Por su parte, el defensa Bakary Sagna reiteró que no llegar a la final de la Copa del Mundo sería “un fracaso” para Francia”, a pesar del desempeño que tuvieron durante la primera fase.

“Como jugador tengo que decir que aspiramos a llegar lo más lejos posible, es decir, a ganar el título. Sólo habremos triunfado en el Mundial si llegamos a la final. No hacerlo sería un fracaso para todos nosotros”, comentó.

El futbolista del Manchester City abogó por mantener “el mismo deseo y la misma solidaridad” que en sus anteriores partidos, sin menospreciar al rival que tendrán en frente.

“Para ir a la final debemos hacerlo juntos. Quiero jugar este partido, pero yo estoy aquí para lo que necesite la selección, tanto si juego desde el principio como si soy suplente. No pueden jugar los 23 convocados”, apuntó.

En el mismo sentido se manifestó el guardameta Hugo Lloris, capitán del conjunto galo, quien definió el Mundial de Francia 1998 “como una referencia de lo que queremos lograr bajo el mando de Deschamps. Yo crecí viendo a ese equipo y también quiero salir victorioso”.

Nigeria ansía dar la campanada

El seleccionador de Nigeria, Stephen Keshi, sostuvo que su equipo puede dar una sorpresa frente a Francia y avanzar a los cuartos de final del Mundial de Brasil.

Keshi subrayó que sus jugadores “han estado trabajando muy duro” y que “reza” para que “alcancen su mejor nivel en el partido más importante”.

Respecto a la selección gala, destacó el papel de su colega Didier Deschamps, quien “siempre sabe lo que quiere de sus jugadores” y a quien definió como un entrenador que es “terriblemente bueno”.

A decir del estratega de los nigerianos, Francia es “un gran equipo, que cuenta con grandes individualidades y no sorprende a nadie el futbol que ha mostrado a lo largo de la competencia”.

Tras la eliminación de tres selecciones de África (Ghana, Camerún y Costa de Marfil), Keshi asumió la responsabilidad de que Nigeria pueda hacer que los africanos “se sientan orgullosos de ser representados”.

Y abundó: “Esta selección puede hacerlo. Hay muchas sorpresas por delante. Mientras sigamos ganando y haciéndolo bien, el futbol unirá a la gente en Nigeria”.