PORTO ALEGRE, 30 de junio.- Hace 32 años, en el Mundial de España 1982, Alemania Occidental y Austria disputaron un duelo de la fase de grupos que quedó en los libros de la historia como El partido de la vergüenza.

Alemania metió un gol tempranero y en adelante ambas selecciones optaron por no hacerse daño. La victoria germana por la mínima aseguró el pase a la siguiente ronda a ambos equipos y eliminó a la selección de Argelia, que había vencido a los germanos 2-1 en el primer duelo de la fase de grupos.

Luego de ese penoso incidente la FIFA decidió que los partidos de cierre de la primera fase se jugasen simultáneamente.

Tres décadas después de ese capítulo, Alemania y Argelia se vuelven a ver las caras nada menos que en los octavos de final de la Copa del Mundo, en un choque que se vislumbra emotivo y marcado por aquel antecedente.

En el libreto la selección germana es de lejos la favorita con tres cetros mundiales en su haber y una camada de jugadores sumamente talentosos.

A los alemanes no les gusta que aquel asunto cope el interés o que se hable de venganzas en Brasil. En todo caso, la selección germana de ese entonces no representaba a la totalidad del país por entonces dividido y muchos de los jugadores actuales no habían nacido durante ese episodio, según el timonel alemán Joachim Löw.

¿Por qué deberían estar buscando castigar a esta generación de jugadores de Alemania? Estoy irritado por el uso de la palabra venganza”, dijo el entrenador. “Tal vez esto va a funcionar como motivación para Argelia”, consideró.

Los argelinos poco o nada se han referido a ese episodio y han optado por resaltar más su primer pase a una segunda ronda en una Copa del Mundo que estuvo cargado de dramatismo.

Después de caer 2-1 ante Bélgica en su estreno, el equipo africano se repuso con una contundente victoria de 4-2 sobre Corea del Sur y consiguió la clasificación tras empatarle 1-1 a Rusia en el cierre de la ronda.

Tienen en Islam Slimani, del Sporting Lisboa, a un contundente delantero que ya lleva dos tantos marcados en Brasil.

Es un equipo muy agresivo que corre mucho y es peligroso”, advirtió Löw. “Además defienden con determinación.”

Para el técnico de los argelinos, Vahid Halilhodzic, el equipo tiene margen para mejorar: “Sospecho que podemos hacerlo mucho mejor... tal vez en la próxima ronda contra Alemania.”

Alemania ratificó desde el arranque en Brasil que viene por la Copa con la paliza que le propinó por 4-0 al Portugal de Cristiano Ronaldo, eliminado del torneo en primera fase. Luego sacó un trabajoso empate de 2-2 ante Ghana y dobló 1-0 a Estados Unidos para asegurar el primer lugar de su llave.

Löw afirma que Alemania aún debe mejorar en ofensiva. “Debemos convertir más oportunidades. Nos falta ese último pase cuando atacamos”, señaló. “Siempre hay cosas que tú puedes mejorar, pero para nosotros son detalles, no fundamentos”, aseguró, consciente de que tiene al artillero Thomas Müller, quien suma cuatro anotaciones.

Vahid admira a su rival

El mexicano Miguel Herrera y el bosnio Vahid Halilhodzic son los dos técnicos más explosivos del Mundial.

En lo que respecta al segundo, se recuerda el momento cuando Argelia se clasificó por primera vez en su historia para los octavos de final (la semana anterior): lloró de felicidad, antes de mostrarse irónico con la prensa argelina. 

El técnico Halilhodzic hizo estallar las costuras de su traje negro al saltar de alegría en el césped de Curitiba el 26 de junio tras el empate (1-1 vs. Rusia) que daba a los Zorros del desierto su pase a octavos.

Este bosnio, de 62 años, escondió entonces su cara entre sus manos para llorar. Una escena que recordaba sus lágrimas de alegría cuando, en el estadio de Blida, los argelinos lograron la clasificación para el Mundial de Brasil en noviembre de 2013.

Tras la alegría compartida con sus jugadores en el vestuario en Curitiba llegó después la hora de ajustar cuentas con la prensa argelina que lo había criticado tras una eliminación en la primera vuelta de la Copa Africana de Naciones  (CAN) de 2013. Para lo cual, como suele hacer, recurrió a hablar en tercera persona.

“No juego para los periodistas o para las críticas. El jefe de prensa acaba de decirme que tengo tres millones de seguidores en Facebook, lo que quiere decir que hay gente que aprecia a Vahid”, expuso el exestratega del París Saint-Germain.

La revancha es un acicate. En diciembre de 2009, Halilhodzic era el técnico de Costa de Marfil y como tal asistió al sorteo del Mundial 2010, pero nunca llegaría a Sudáfrica después porque fue despedido tras fallar en la CAN de 2010.

El Mundial de Brasil es el primero para él como entrenador y hoy su equipo enfrenta a Alemania en los octavos. 

Al respecto Vahid alabó el futbol de los germanos:  “Alemania hace seis goles en cinco ocasiones. Es impresionantecomo acaban los partidos”, dijo el bosnio en una conferencia de prensa en el estadio Beira-Río, de Porto Alegre.

“Es el partido más importante de nuestra carrera, pero contra losmás firmes candidatos al título no tenemos nada que perder”, explicó.

El técnico aseguró que intentó “borrar los complejos” a sus jugadores antes de medirse a un equipo que ha conquistado tres Mundiales a lo largo de su historia.

“Pero Argelia está en una posición para sorprender”, advirtió. “Tenemos confianza en nosotros mismos y fuimos mejorando partido a partido en la primera ronda”.

“Además quiero disfrutar más de la playa en Río de Janeiro”, añadió riéndose el carismático seleccionador.