PORTO SEGURO.- Tradicionalmente, el Bayern Múnich ha sido la base de la selección alemana, pero la NationalMannschaft de Joachim Löw vive también en los últimos tiempos bajo el influjo de Pep Guardiola, el técnico fichado por el club bávaro para aplicar el Método Barça.

En cada uno de los tres partidos de la primera fase, seis de los once titulares con Alemania son jugadores del Bayern y contra Argelia en octavos podrían ser siete, si Mario Götze, que descansó ante Estados Unidos, regresa al equipo inicial. Los otros seis serían: Manuel Neuer, Jerome Boateng, Bastian Schweinsteiger, Philipp Lahm, Toni Kroos y Thomas Müller.

El centro con Kroos, Schweinsteiger y Lahm ha jugado muy bien, siempre disponibles y también muy variable técnicamente”, dijo Löw tras la victoria contra Estados Unidos (1-0).

No es un handicap cuando jugadores que se conocen del club juegan juntos”, añadió el arquero Neuer. “Conocen perfectamente el esquema, los automatismos funcionan”.

Sobre todo cuando ese club acaba de firmar una temporada casi perfecta, con un doblete Bundesliga-Copa, únicamente ensombrecida por la derrota en las semifinales de la Champions contra el Real Madrid.

Löw no duda en aplicar a su sistema de juego la misma receta de Guardiola en el Bayern: sacar a Lahm del lateral derecho para colocarlo como medio centro.

Otro recurso técnico que Löw ha copiado del método Guardiola: colocar a Müller como falso nueve, de la misma manera que Pep hacía con Lionel Messi en el Barça o Vicente del Bosque con Cesc Fábregas durante la Eurocopa-2012, que ganó la Roja.