RÍO DE JANEIRO, 28 de junio.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, entregarán el trofeo a la selección campeona del Mundial en la final del torneo el 13 de julio.

A diferencia de lo que fue publicado en los medios, (el español Carles) Puyol no va a entregar el trofeo”, dijo el secretario general de la FIFA, Jérôme Valcke, en una rueda de prensa en el estadio Maracaná.

Puyol y la modelo Gisele Bundchen van a traer el trofeo al campo, pero quienes lo van a entregar serán la presidenta Dilma Rousseff y el presidente de la FIFA, Joseph Blatter”, agregó Valcke, quien destacó que ése es el protocolo.

El español Puyol no pudo jugar la final del Mundial 2010 en Sudáfrica por una lesión cuando España conquistó el título.

Puyol tuvo que ceder el brazalete de capitán al portero Iker Casillas y no pudo levantar la copa en Johannesburgo.

En la inauguración y debut de Brasil en el Mundial, que se celebró en la Arena Corinthians de Sao Paulo, la presidenta fue abucheada por los asistentes.

Aunque estuvo presente en el estadio, Rousseff no declaró abierta la Copa y ni siquiera su nombre fue anunciado en el estadio. Aún así no pudo escapar a los insultos de la afición.

El año pasado en la apertura de la Copa Confederaciones, la mandataria fue abucheada por los seguidores en Brasilia, en el encuentro entre Brasil y Japón.

Tras el incidente ni Rousseff ni el presidente de la FIFA, quien también fue abucheado el año pasado en Brasilia, hablaron en la apertura del torneo.