MILÁN, 27 de junio.- Giorgio Chiellini considera que Luis Suárez fue castigado con demasiada severidad por haberle mordido el hombro durante un encuentro en el Mundial entre Italia y Uruguay.

Suárez fue suspendido de toda actividad futbolística y todo estadio por cuatro meses, suspendido por nueve partidos internacionales con la selección uruguaya, y multado.

"No albergo ningún sentimiento de alegría, venganza o enojo con Suárez por el incidente, que ocurrió en la cancha y ya pasó", escribió Chiellini en su blog para Sportlobster. "Solo persisten el enojo y la frustración por el partido. En este momento, mi único pensamiento va para Luis y su familia, porque enfrentan un período muy difícil".

Siempre he respaldado inequívocamente las intervenciones disciplinarias por parte de los organismos competentes, pero a la vez creo que la fórmula propuesta es excesiva. Sinceramente espero que se le permita permanecer cerca de sus compañeros durante los partidos, porque dicha prohibición es realmente alienante para un jugador".

La Federación uruguaya de Futbol dijo que planea apelar la sanción, que lo deja sin su astro y goleador para la Copa América del año próximo, y muy probablemente para el comienzo de la clasificación para la Copa Mundial del 2018.

Suárez mordió el hombro izquierdo de Chiellini durante el triunfo de Uruguay sobre Italia por 1-0 el martes.

Es la tercera vez que el futbolista uruguayo es sancionado por morder a un adversario, tras incidentes similares en las ligas de Holanda e Inglaterra. También ha sido sancionado en Inglaterra por insultos racistas.

ald