RÍO DE JANEIRO, 27 de junio.- Arjen Robben es parte del tridente ofensivo de Holanda que complementan a la perfección el otro delantero Robin van Persie y el mediocampista Wesley Sneijder.

Acumula tres goles en la Copa del Mundo y es uno de los elementos más rápidos de toda la competencia. Sin embargo, ayer entrenó por separado junto a otros tres elementos: Daley Blind, Daryl Janmaat y
Nigel de Jong.

La noticia debería generar entusiasmo para los mexicanos, pero el cuerpo médico del conjunto holandés advirtió que hoy entrenarán con equipo completo. Que hayan entrenado por separado fue sólo una precaución, advierten los europeos.

“Le he pedido a mis compañeros que sólo pensemos en México, no puede existir nada más por ahora. Tenemos la sensación de que las cosas no van a terminar ante México, vamos a ir por mucho más”, sentenció Robben.

Lo que padece el delantero de la Naranja Mecánica y del Bayern Múnich sólo es un agotamiento físico y por precaución como a los otros tres jugadores que le acompañaron se les dejó trabajo diferenciado y de ninguna manera se descarta su participación ante México, pues como menciona Jonathan Veltman del diario Volkskrant: “ese triángulo dorado es lo que nos permite creer que vamos a llegar lejos en Brasil. Cuando están en la cancha Van Persie, Robben y Sneijder, el equipo es altamente competitivo y bueno”.

Robben pudo controlar el esférico con las rodillas, cabeza o el empeine de cualquier pie hasta 50 veces por minuto. Está completamente sano.

Holanda llegará hoy a Fortaleza para alistar el duelo ante México con su clásico 4-3-3.