CIUDAD DE MÉXICO, 24 de junio.- Red Bull le dio un voto de confianza a la marca francesa Renault para el resto de la campaña, y tras su desagrado por el desempeño de sus motores, rectificaron al asegurar que no se desharán de su socio tecnológico, al menos, hasta 2016.

El director del equipo austriaco, Christian Horner, detuvo los rumores que señalan que podrían estar en pláticas para fabricar su propio motor. “No tenemos ningún deseo de ser un fabricante de motores”, pero sí dejó en claro que su sociedad con la marca francesa de automóviles podría cambiar, “pero queremos trabajar con un socio fuerte”.

De momento, únicamente tres compañías surten motores a los equipos de la Fórmula 1: Mercedes-Benz, Ferrari y Renault, siendo este último el que tiene a cuatro socios: Red Bull, Toro Rosso, Lotus y Caterham, todos padeciendo la actual temporada por las fallas en la denominada unidad de poder (motor y sistema de recuperación de energía).

Su salida a los actuales problemas parece ser únicamente un cambio de proveedor, y es que la normativa establece una congelación al desarrollo de motores durante la temporada, por lo cual, deberán esperar hasta la próxima campaña.

Horner acusó a Renault de no ser competitivos y poder ayudar al alemán Sebastian Vettel a luchar por su quinta corona en la Fórmula 1.

Nosotros queremos ser competitivos, queremos correr en la parte delantera, y Renault necesita dar un paso para cerrar esa brecha que hay contra los motores Mercedes-Benz.”

Sin embargo, apuntó que un equipo con su historial de éxitos, cuatro campeonatos mundiales, es codiciado por otras marcas para asociar su nombre: “a un equipo como al nuestro no le faltan opciones, pero queremos asegurarnos de que seremos competitivos a largo plazo. Fabricar y diseñar nuestro propio motor no forma parte del plan”.

Para fortalecer el llamado de Horner, el dueño de Red Bull, Dietrich Mateschitz, dijo que le serán leales a Renault, pero tampoco dudarán en cambiarlos si ellos no mejoran.

Hemos ganado cuatro campeonatos de dobles en las últimas cuatro temporadas con Renault y tenemos que ser leales, pero la situación es grave”, expresó el empresario.

Ante ello, el embajador de Renault, el cuatro veces campeón del mundo Alain Prost, mostró su acuerdo con las palabras de los directivos de Red Bull y, expresó, que advirtió de esta situación a la compañía desde 2013.

Les dije un montón de cosas el año pasado sobre lo que podría pasar. No estoy nada contento de lo que ocurre con Renault, pero no estoy a cargo del proyecto. En cierta manera me esperaba esta situación, quizás no que hubiera tanta distancia entre Renault y Mercedes, que ha hecho un gran trabajo con su motor”, indicó el Prost.

Si bien una alianza con Mercedes-Benz parece poco probable para 2016, nadie desestima que puedan hacer equipo con Honda. La marca nipona regresará a la F1 en 2015 con un cliente: McLaren, pero podría sumar más.