RÍO DE JANEIRO, 23 de junio.- Laurent vive en Lieja y le hizo una promesa a su padre. Estaría en Brasil con la misma camiseta que él uso durante el Mundial de México 1986.

El padre de Laurent murió en 2011 por problemas cardiacos. “Ahora es más sencillo decirlo. Hasta hace un año no creí que cumpliría esta promesa”, dice una vez que está formado para entrar a la tribuna.

La camiseta no es la que usó su padre. Aquella se perdió en una mudanza cuando tuvo que arreglar el papeleo de la defunción y no encontró las cosas como creyó. Así que antes de viajar a Brasil, mandó a hacer una réplica que en su espalda trae el lema que puso su padre en 1986: “los hombres saben lo que hacen”, y la usó para el juego ante Rusia.

Algo me dice que en este Mundial haremos lo mismo o quizá más. Creo que podemos pasar a semifinales como en México 86. Mi padre lo vio y puede ser que a mí me pase lo mismo.”

Laurent piensa casarse. “Si tengo un hijo, le pediré que haga la misma promesa. Pero tendrá que ser un Mundial en América como nos tocó a mi padre y a mí”, bromeó.