RÍO DE JANEIRO, 23 de junio.-  Bélgica se esforzó en los últimos minutos para conseguir una victoria de 1-0 que lo deja calificado a los octavos de final de la Copa del Mundo Brasil 2014, tras imponerse a una fría Rusia en el Estadio Maracaná.

Al minuto 88, Divock Origi anotó el gol del triunfo para los “Diablos Rojos”, que llegaron a seis puntos para liderar el Grupo H, mientras su rival puso en riesgo su calificación al quedarse con uno, a falta de que juegen Argelia y Corea del Sur.

El encuentro fue más bien conservador para los dos equipos, con apenas unas llegadas a la portería en el primer tiempo, dos conjuntos sin tanta ambición y mas bien precavidos se plantaron en la cancha del Estadio Maracaná.

Ni Marc Wilmots ni Fabio Capello dispusieron a sus hombres para un juego ofensivo y eso trabó el encuentro, y el segundo tiempo tampoco varió mucho la estrategia.

Por ratos dominaba Rusia y luego Bélgica, lo único cierto que para estos últimos su hombre clave, Romelu Lukaku, sigue sin estar a tope y de nuevo tuvo que ser sustituido en la segunda parte.

El empate parecía la opción más viable, si para Rusia no era posible ganar al menos no dejar que Bélgica sumara más de un punto, así que vino la resignación, pero los muchachos de Wilmots no se conformaron y vino un último esfuerzo ya en el tramo final del partido.

Primero un tiro al poste de Kevin Mirallas en una falta en los linderos del área grande y luego una jugada de contrataque, que vino precedida de dos entradas que dejaron a dos jugadores rusos en el césped, desembocó en el gol belga.

Una jugada en la que Eden Hazard se metió al área y puso la asistencia para que Origi disparará y pusiera el encuentro a su favor, dejando así, además, a su selección ya en la siguiente ronda.

cmb