FORTALEZA, 19 de junio.- La afición mexicana que se dio cita en el estadio Castelao de Fortaleza, y que arropó a la Selección Nacional en el juego ante Brasil tuvo una noche muy larga, pero no precisamente por festejar un resultado histórico ante el gran favorito, sino porque muchos de ellos no pudieron tomar sus vuelos para regresar a Sao Paulo o Río de Janeiro, algunos porque no les dio tiempo de llegar por el tumulto en el estadio, otros porque su vuelo había sido sobrevendido y unos más porque esperaban encontrar un vuelo en ese instante, algo que fue totalmente imposible debido a la alta demanda y a la poca oferta de vuelos de las aerolíneas brasileñas.

La terminal aérea Pinto Martins no se daba abasto con tanto mexicano que iba llegando con el paso de los minutos, los mostradores estaban abarrotados por paisanos que querían a fuerza un boleto de viaje que los sacara de Fortaleza. Era un caos.

Los vuelos estaban totalmente vendidos y no había disponibilidad hasta la mañana del viernes 20, por lo que la única opción para muchos fue anotarse en la lista de espera deseando tener suerte de que alguien no llegara a la cita, pero las listas llegaban a tener hasta 20 inscritos.

Fue así que el piso de la terminal se convirtió en la cama de muchos que decidieron pernoctar a la espera de ser llamados para abordar los aviones que los llevarán de regreso. En la mañana de ayer todavía había muchos mexicanos con la esperanza de tomar un vuelo, caras largas, rostros que reflejaban cansancio e incomodidad era el paisaje. Pasaron de la algarabía a la desesperación.

Para muchos de los mexicanos dejó de ser un viaje divertido o una experiencia mágica, porque hubo algunos casos que el perder el vuelo de regreso a Sao Paulo significó perder el regreso a México. O en el peor de los casos, lo que le sucedió a Édgar Escobar, joven nacido en Matamoros, Tamaulipas, a quien le robaron su pasaporte y cartera en el transcurso de la ajetreada noche.

“La verdad que me ha ido muy mal, hice un gran sacrificio para venir, ahorré mucho tiempo y en lugar de disfrutar estoy sufriendo. Me robaron mi pasaporte, mi cartera, no tengo tarjetas de crédito, no tengo ni un centavo y mucho menos boleto de regreso a Río de Janeiro. De pensar que la iba pasar así ni vengo, todo me ha salido muy caro, todo te cobran de más y abusan de nuestra pasión. Ahora no sé cuántos días más voy a estar aquí arreglando lo de mis papeles, se siente una impotencia muy grande.”

Brasil 2014 ha regalado duelos emocionantes, pero también momentos amargos a quienes han sido víctimas de la mala organización y de la poca infraestructura en transporte.

 

La importancia del punto

Luego de participar en la Segunda Conferencia Internacional sobre Estadísticas de Gobernanza, Seguridad y Justicia, el canciller José Antonio Meade hizo un reconocimiento al desempeño de la Selección Nacional en el Mundial y resaltó la importancia de haber conseguido el empate ante Brasil en su propia casa.

“Solamente otros países de la  Conmebol y de la UEFA habían limitado a Brasil. Nunca se había dado el caso en la historia de los Mundiales de que Brasil saliera de algún partido sin haber anotado en un Mundial. Contra alguien de la Concacaf, los brasileños habían ganado los seis partidos, no habían empatado ninguno y no habían perdido ninguno”, refirió.

Meade también recordó la estadística que existía en enfrentamientos directos entre el Tricolor y la selección verdeamarela.

“En una Copa del Mundo, Brasil contra México se habían enfrentado tres veces, mismas que habían perdido los mexicanos por un récord acumulado de 11 goles contra cero”, continuó Meade.

Sobre las probabilidades de que la Selección Mexicana no anotara un gol contra los anfitriones, el secretario mencionó que “era del 4.8%. Eso quiere decir que si México se hubiera enfrentado contra Brasil 100 veces, en 95.2% de esos partidos nos hubieran anotado por lo menos un gol”.

A decir de Meade, la actuación del guardameta Guillermo Ochoa no debió representar ninguna sorpresa, tomando en cuenta el nivel que mostró con el Ajaccio en la pasada temporada de la Liga de Francia.

“Cuando uno revisa el récord de juegos salvados en la liga francesa, uno hubiera encontrado que en las últimas tres temporadas Guillermo Ochoa fue el portero que más goles salvó en la portería”, agregó.

Desde una perspectiva histórica, dijo que para explicar el valor de las atajadas de Ochoa en este Mundial se tendría que  regresar hasta 1966 “para que un portero mexicano hubiera, en un partido del Mundial, salvado seis goles”.

 Finalmente, el canciller recordó que la información estadística da la oportunidad de “discutir y analizar metodologías y enfoques”.

-Redacción