PORTO ALEGRE, 18 de junio.- La selección de Holanda buscará ante Australia ratificar las buenas sensaciones del debut en el Mundial y demostrar que la goleada por 5-1 ante España no fue obra de la casualidad.

Tras un inicio demoledor ante la campeona del mundo, que lo ubicó como uno de los grandes candidatos al título, la premisa central del conjunto Naranja pasa ahora por mantener el enfoque y no ceder al exitismo.

Queremos lograr algo más que ganarle a España”, aseguró Arjen Robben. “Si no derrotamos a Australia la victoria ante España no tendrá ningún valor.”

Aunque no lo digan abiertamente, la victoria ante España, el equipo que los privó en Sudáfrica 2010 de su primer título mundial, tuvo un sabor especial.

Sin embargo, el exigente Grupo B, que también integra Chile, no da lugar para la distracción.

Australia se presenta como el rival a priori más débil de la zona. Y si bien cayó 1-3 en su debut ante Chile, logró poner en varios momentos en aprietos a los sudamericanos.

Un triunfo dejaría a Holanda a las puertas de los octavos de final, pero la principal preocupación del equipo europeo  pasa por mantener el nivel mostrado en el debut.

Ya nadie va a subestimar a los holandeses. Por lo tanto, es esencial que todo el mundo mantenga los pies firmes en el suelo”, advirtió Johan Cruyff, máxima leyenda del futbol holandés.

Pese a su gran debut, el conjunto dirigido por Louis van Gaal llega al duelo con un importante duda táctica, repetir el 5-3-2 que le dio buenos dividendos ante España, o volver al más ofensivo 4-3-3.

“Por supuesto que podríamos jugar 4-3-3 con Australia, pero con el 5-3-2 dejamos nuestra marca”, opinó Wesley Sneijder.

Para Robin Van Persie, autor de dos goles ante España, lo más importante no pasa por la táctica, sino por la concentración.

“Este es mi quinto gran torneo y sé exactamente cómo se desarrollan las cosas: la euforia desaparece tan rápido cómo llegó”, advirtió el capitán.