CIUDAD DE MÉXICO, 17 de junio.-Una vez que los Spurs han despejado las dudas de que son el mejor equipo en la NBA luego de coronarse y acabar con el reinado de dos campañas del Heat, en Miami surgen los cuestionamientos sobre el futuro del tridente con el que han llegado a las más recientes cuatro Finales.

La estrepitosa caída del Heat en cinco juegos, los últimos tres con derrotas de más de 15 puntos, abre la puerta a un pendiente entre sus estrellas cuando LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh tienen en sus contratos cláusulas para terminarlo previo a la próxima campaña.

El sueño que concretó Pat Riley, presidente del Heat, en el verano de 2010 cuando convenció a James y Bosh de unirse a Wade, en Miami, ahora se nubla porque sus tres jugadores deben decidir antes del 23 de junio si ejercen la opción por 20.5 millones de dólares que tienen, en el caso de James y Bosh, mientras que Wade haría válida la de 20 millones.

El veterano delantero Udonis Haslem, quien ha estado en el equipo en los tres títulos de su historia (2006, 2012 y 2013) también tiene la opción de rechazar una oferta por 4.6 millones de dólares para la próxima campaña.

Del conjunto que acaba de perder las Finales únicamente los reservas Chris Andersen (1.4 millones de dólares) y Norris Cole (2.1 millones) tienen contrato asegurado para el próximo año.

El dilema del Heat se hace más grande cuando Shane Battier ya confirmó su retiro de la liga después de 14 años y Ray Allen, el mejor tirador de triples en la historia de la liga, está analizando dejar el basquetbol profesional luego de 18 años. Al concluir el duelo del domingo comentó que estaba analizando seriamente su retiro.

Del lado del campeón Spurs el panorama es totalmente diferente y tienen asegurado que nueve elementos sigan la próxima campaña en la defensa del campeonato.

El delantero Tim Duncan, único jugador que ha estado en los cinco campeonatos de los Spurs, debe elegir antes del 23 de junio si ejerce la clausula de 10.3 millones de dólares que tiene en su contrato, mientras que Tony Parker, Manu Ginóbili, Danny Green y Kawhi Leonard, elementos base en el esquema de Gregg Popovich tienen contrato para 2015. Sólo Boris Diaw y Patrick Mills y Matt Bonner, que estuvieron en la duela para festejar el título, no cuentan con contratos para la próxima campaña.