RÍO DE JANEIRO, 16 de junio.- Argentina sintió que le pusieron grilletes cuando el público brasileño empezó a corear a favor de los bosnios. Desde su perspectiva sienten que tendrán que sobreponerse a muchas adversidades como la que reza que en este país, por obvias razones, no quieren que ganen la copa.

Sucedió, y ya”, relató Alejandro Sabella tras el juego. “Creo que hay cosas futbolísticas más importantes que estar haciendo hincapié en el apoyo de la afición. Unos podrán estar a favor de nosotros y otros en contra, no pasa nada”, señaló.

Es claro que Sabella eligió mal el parado de su equipo al inicio del partido. Él mismo lo reconoció. “De últimas horas elegí jugar así y por eso entendí que debía cambiar”.

No es común que en un cuadro mundialista en el entreacto se tejan dos cambios de un solo golpe, como fueron las salidas de Campagnaro y Maxi Rodríguez, para que entraran Federico Higuaín y Fernando Gago.

Nos faltaba llegar al arco contrario, complicar al rival y ponerlo en situación de riesgo. Fue una decisión futbolística. Aunque por un lado teníamos controlado el partido, el 1-0 era un resultado corto, porque era un juego en el que podía pasar cualquier cosa”, indicó.

Así que aprendida la moraleja, para los siguientes partidos es probable que Javier Mascherano, que normalmente juega de central en su equipo, el Barcelona, y en la selección lo hace de medio de contención, tenga el respaldo de otro elemento para no pasar contrariedades como las que tuvo Argentina en el primer tiempo ante Bosnia.

Puede ser que cambiemos. Mi idea era tener dos laderas de salidas a los costados de Mascherano y que al mismo tiempo ayudaran a defender. Ahora me he dado cuenta que el equipo funciona bien como lo hicimos en la eliminatoria, con Mascherano acompañado de Gago.”

Argentina fue un equipo que saltó de la oscuridad a la luz en el segundo tiempo. A pesar de que el marcador siempre le dio la pauta para fabricar a su modo el transcurso del juego, se sentía la inquietud de que no estaban tan cómodos en la cancha hasta que Messi tuvo la libertad para hacer lo que mejor se le da.

Creo que al final de cuentas el equipo dio un partido aceptable, pero lo calificó con un seis”, dijo Sabella con resignación; “hay muchas cosas que mejorar, fuimos dos equipos hoy (ayer), uno en el primer tiempo y otro que mostró una mejor cara en el segundo. Sin embargo, gran parte de lo que se tiene que corregir me corresponde a mí”, dijo el técnico de la albiceleste.

 Difícilmente Argentina volverá a utilizar la línea de cinco defensores en la primera fase. Restan dos partidos ante rivales que no son tan poderosos, especialmente Irán, al que esperan vencer sin problemas, pero sobre todo con futbol que agrade.

Son cosas del futbol. Quizás si hubiéramos jugado de otra manera de igual forma tuviéramos que haber cambiado”, finalizó.