PORTO ALEGRE, 15 de junio.- Francia quiere empezar a saldar la bochornosa deuda que dejó en el Mundial de Sudáfrica 2010, en su debut contra Honduras en la Brasil 2014.

Cuatro años después de su eliminación en primera ronda en medio de un escándalo de indisciplina, el cuadro dirigido por Didier Deschamps, capitán de la selección francesa que ganó el título mundial en 1998, buscará rehacer el prestigio francés ante un rival sin peso.

Sin embargo, Deschamps quiere cuidarse de los excesos de confianza. Brasil “tuvo un partido difícil contra Croacia y es obvio que no tendremos un juego fácil”, afirmó el técnico en conferencia de prensa.

Si bien los Bleus perdieron en el camino hacia Brasil a su estrella Franck Ribéry por una lesión, cuentan con suficiente munición de reserva: Patrice Evra (Manchester United), Karim Benzema (Real Madrid), Olivier Giroud  (Arsenal), Raphaël Varane (Real Madrid) y Paul Pogba (Juventus).

A sus 26 años, Benzema, campeón de la ‘Champions’ con el Real Madrid este año, asoma como el guía de los franceses en su expedición por Brasil, en la que también se cruzarán con Suiza y Ecuador en la primera fase.

Los franceses cuentan con todo a su favor para expiar las culpas de Sudáfrica y volver al club de los favoritos, a expensas de una selección de Honduras en teoría mucho más débil a la que enfrentarán en el renovado estadio Beira-Río de Porto Alegre.