CIUDAD DE MÉXICO, 15 de junio.- Jugar ante Brasil es un reto que ya no espanta a los futbolistas mexicanos, en los últimos partidos en torneos oficiales e incluso en una final olímpica lo han demostrado, por eso un día después de la victoria en su debut mundialista ya están ansiosos de medir fuerzas con el equipo de Luiz Felipe Scolari este martes en Fortaleza, ciudad que ya alberga a miles de mexicanos.

En la lista de 23 jugadores que ha traído a la Copa del Mundo Miguel Herrera hay diez campeones olímpicos, elementos que aún tienen fresco el recuerdo de aquel triunfo épico en Wembley en el 2012, mientras en la escuadra verdeamarela hay cinco futbolistas que vivieron ese trago amargo hace dos años.

Héctor Herrera fue uno de los afortunados en vivir esa final inolvidable y ahora es el responsable de generar jugadas ofensivas en el cuadro del Piojo Herrera; hoy mucho más maduro y con experiencia de jugar un año en Europa, con el Porto de Portugal, está listo para reencontrase con Neymar y compañía.

“¡Cómo no me voy acordar de lo que vivimos en Londres! Fue un sueño hecho realidad, pero ésta ya es otra historia, estamos preparados para jugarle de tú a tú a Brasil y creo que tenemos la capacidad para darles una sorpresa, así como la que le dimos en los olímpicos, será un juego muy difícil, pero conocemos muy bien a los brasileños, nos hemos enfrentado muchas veces y ahora en un Mundial va ser una grata experiencia”, apuntó el volante del Porto.

“Tuvimos un debut soñado y creo que la afición que nos acompañó al estadio salió contenta, así como todos los mexicanos que están allá en nuestro país; ellos también esperan mucho de nosotros. Se ha hecho un gran grupo y estamos preparados para el juego del martes”, aseveró el mediocampista.

Respecto de la situación de los silbantes, Herrera minimizó el tema, pese a la polémica generada luego de que a México se le anularan dos goles legítimos en  el triunfo 1-0 ante Camerún.

“No nos preocupa eso del arbitraje, no estamos pensando en eso, porque lo que nosotros debemos hacer es estar bien concentrados en hacer el mejor juego posible; Brasil nos va exigir mucho y seguramente será más difícil tener la pelota porque a ellos les gusta manejar los encuentros, proponen, pero eso también va a generar espacios, tenemos gente arriba muy rápida y que está pasando por un gran momento, esperemos que el árbitro y los abanderados hagan un buen trabajo lo demás nos toca a nosotros”, finalizó.

El triunfo da tranquilidad; entrenamiento con relativa calma

En un ambiente relajado y hasta con buen humor tras la victoria en el partido inaugural ante Camerún, el técnico Miguel Herrera dividió al equipo mexicano  en dos grupos, los que jugaron ante los africanos tuvieron una sesión regenerativa trotando en la cancha del estadio Frasqueirao, con capacidad para 18 mil espectadores, mientras los demás trabajaron ejercicios de espacio reducido.

En esta práctica los jugadores tuvieron el respaldado de la afición mexicana que aún sigue en Natal: fue  una sesión abierta al público y un grupo de cien aficionados se dieron cita en las gradas del Frasqueirao para apoyar a su selección.

Los seleccionados, tras el entrenamiento matutino, tuvieron una convivencia con familiares en el hotel de concentración y hoy al medio día el representativo nacional viajará a Fortaleza donde afrontará el próximo martes el duelo ante Brasil en el estadio Castelao.