CIUDAD DE MÉXICO, 11 de junio.- Con una cátedra de efectividad en la primera mitad, los Spurs de San Antonio ganaron el tercer juego de las Finales de la NBA 111-92 al Heat, en Miami, para colocar la serie 2-1 a su favor y propinarles su primera derrota en casa en esta postemporada.

San Antonio necesitó 24 minutos para tomar una buena ventaja, al finalizar la primera mitad con 71 puntos, lo más que ha permitido el Heat en postemporada en toda su historia. Con 21 puntos de delantera al inicio del tercer periodo, los Spurs se vieron exigidos por los bicampeones.

La gran ofensiva de los texanos en la primera mitad lució cuando encestaron 19 de sus primeros 21 disparos y se fueron al descanso con un 75.8 por ciento de efectividad, lo que ya es una marca en los primeros dos periodos en la historia de las Finales.

Miami regresó encendido a la duela, anotando seis puntos consecutivos, con lo que comenzaron a remontar la desventaja de dos decenas de unidades. Con dos minutos por jugar en el tercer periodo la diferencia fue de siete puntos. Ante la nueva presión los Spurs retomaron su alta efectividad y superaron en el cuarto final a los locales.

Kawhi Leonard encestó 29 puntos, el máximo en su trayectoria en la liga, y su actuación fue redonda al ser el principal marcador de LeBron James, quien finalizó con 22 unidades.

En los últimos tres años, Miami sólo ha perdido cuatro de sus 11 juegos en casa en Finales. Dos contra los Mavericks de Dallas, en 2011, que terminó coronándose, y uno el año pasado contra los Spurs.