CIUDAD DE MÉXICO, 4 de junio.- El sistema de México está diseñado para el lucimiento de Carlos Peña, de quien la prensa internacional y en especial la brasileña, tiene mucho cuidado en seguir.

El Tricolor en la línea media tiende a jugar con un mediocampista de recuperación y dos elementos de ataque que tienen la obligación de ayudar en lo más que pueda en la recuperación.

El socio ideal de Peña es Luis Montes, pero tras la escandalosa lesión de éste, la oportunidad podría ser para Javier Aquino o Giovani dos Santos, dos futbolistas en plenitud.

Los goles tienen que pasar por ellos también porque llegarán con precisión al frente una vez que los delanteros abran espacios y puedan tener tiempo para preparar el tiro de larga y media distancia.

Hablé con Giovani dos Santos sobre la posición que quiere guardar en el Tri y es la misma que ocupa en el Villarreal, por detrás de los delanteros, donde se siente mejor”, expresó Miguel Herrera.

Dos Santos es el jugador más famoso de la selección mexicana. Es un chico respetuoso que trabaja mejor cuando está arropado por sus compañeros porque la faceta de líder le queda aún lejana.

Sin embargo, tiene un talento poco habitual para el futbolista mexicano a la hora de arrancar con fuerza al frente y definir. Pocos jugadores presentan las medallas y galones que él para una competencia internacional.

Siempre he querido participar con México, darle a mi país una alegría y ayudar en lo que se pueda. Me siento muy bien portando la playera verde”, dijo Dos Santos de cara a la competencia mundialista.

Los otros atacantes que pueden ayudar son Isaac Brizuela, Marco Fabián de la Mora y Andrés Guardado, si es que no es ocupado como defensor.

Tanto Brizuela como Fabián encontraron en los últimos alientos sus opciones de jugar el Mundial de Brasil, pues al saber que el tren pasaba se concentraron para mostrar sus mejores detalles.

Aprovecharon la inercia del torneo local y brillaron con sus respectivos clubes, aunque ninguno logró el campeonato. De los dos, la recuperación de Fabián fue más esperanzadora después del viacrucis que pasó con  las Chivas del Guadalajara.

En la media de recuperación la verticalidad es de Héctor Herrera, que aunque con poco ritmo en el Porto de Portugal sabe explotar la posición al máximo y además ha logrado encontrar una autoconfianza a la hora de disparar a puerta.

El otro es Juan Carlos Vázquez, apodado El Gallito, un singular y anónimo jugador del León que tiene en el futbol mexicano el mejor promedio en recuperación de balones y pases entregados correctamente durante los partidos.